Denuncia haitianos talan árboles en zona frontera

BARAHONA. La falta de bosques en Haití y las limitaciones para la compra de gas licuado de petróleo (GLP) de parte de los haitianos, ha provocado que estos se dediquen a  la tala de árboles en la Sierra de Neiba y en el parque nacional Jaragua, para llevar madera a su país.

La afirmación fue hecha por el director provincial de Medio Ambiente y Recursos Naturales, licenciado Miguel Melo Beltré, quien dijo que esta situación se ha  sentido fuertemente  en el parque Jaragua debido a la proximidad a la frontera.

“Ante la situación de dificultad que tiene Haití, que  no tiene bosques, y también las limitantes para la adquisición de gas, atentan contra los recursos forestales nuestros en ambos lugares”, expuso.

Melo Beltré dijo que ante esta situación las autoridades están tomando las medidas preventivas de lugar, para institucionalizar sistemas de vigilancia  adecuados.

“El ministro de Medio Ambiente ha dispuesto un nivel de cooperación y ayuda con Haití, a través de la creación de unidades de reforestación del lado haitiano, donde iniciaremos, en el lugar denominado Banano, próximo a Pedernales, y después en Zapote”, explicó.

 Indicó que los principales problemas en la región Enriquillo en lo relacionado al corte de madera son proporcionados por los dominicanos.

“Nosotros hemos cambiado la modalidad de la persecución de los violadores de la ley ambiental, porque anteriormente recibíamos una queja  de que encontraban dos haitianos talando árboles o realizando una tumba en una propiedad, y se apresaban y luego eran sometidos a la justicia”, explicó.

Señaló que ahora las autoridades, en vez de apresar a los haitianos, buscan al dueño de la propiedad y los apresan, “porque ningún inmigrante en esta parte del país va a trabajar sin la aprobación del dueño”.

Melo Beltré explicó  que en caso de que no exista un propietario de la parcela, entonces los haitianos son repatriados a su país.

Por otra parte, Melo Beltré informó que se realizan nuevos estudios con relación a los daños ambientales  que produce la zona franca de Villa Central.