Denuncia que la foresta del suroeste está destruida

29_11_2015 HOY_DOMINGO_291115_ El País5 A

El profesor Virgilio Gautreaux denunció que bajo el nombre de “empresas verdes” expertas en el manejo del bosque seco están desguazando los ecosistemas de áreas protegidas y zonas de amortiguamiento de la Región Enriquillo.

Dijo que esto se está realizando bajo el manto de asociaciones, cooperativas o cualquier denominación y que grupos de verdaderos exterminadores forestales están destruyendo estratégicas áreas ricas en biodiversidad y patrimonio ambiental de todos los dominicanos en general y de los sureños en particular.
“Este holocausto ecológico debe detenerse”, advirtió Gautreaux.

Indicó que mientras se habla de “manejo integral del bosque seco” en la práctica grupos bien conectados de abigeos forestales, en connivencia con las autoridades están arrasando con montañas, humedales, cuencas, reservas, pequeños cursos de agua y con todas las especies que por miles de años compartieron estos ecosistemas.

Bajo el manto de “buenas prácticas”, los desguazadores armados de hachas, machetes, sierras, candela y picos están convirtiendo en desiertos áreas que hace pocos años eran bosques nublados, fuentes de vida y afluentes de ríos y cañadas.

Detalló que los daños se evidencian en los recursos forestales de las Sierras de Baoruco y Neiba, las cuales se han privatizado y se convierten en fuente de carbón vegetal para abastecer miles de fogones haitianos, supermercados dominicanos y las parrilladas de los hoteles de varias islas del Caribe. “Es decir, que nuestros bosques “protegidos” son una especie de mina con sus dueños”, apuntó.

Gautreaux señaló que otra parte de los recursos boscosos se convierte en listones para empresas constructoras, troncos para usos diversos y también como leña. Dijo que semanalmente grandes camiones se dirigen a las “zonas productoras” y regresan a la capital, otras ciudades y a los puertos de exportación.

Aseguró que estos camiones, muchos de ellos cerrados, disponen de sus respectivas “carta de ruta” y no son molestados ni verificados.

Criticó que el Ministerio de Medio Ambiente otorgue “permisos” para la destrucción de las áreas protegidas de la región Suroeste.