Denuncia situación haitianos

http://hoy.com.do/image/article/331/460x390/0/54B1651B-75EB-4FF4-8516-7ED622A59DC9.jpeg

WASHINGTON (AFP).- La militante dominicana Sonia Pierre, galardonada con el premio Robert Kennedy por los Derechos Humanos, llamó la atención este viernes en el Congreso de Estados Unidos sobre la situación “alarmante” de los inmigrantes haitianos y sus descendientes en República Dominicana.

“La inmigración de haitianos a República Dominicana se produjo durante varias generaciones, pero sus trabajadores y descendientes son considerados ilegales y sometidos a abusos y rechazos por el Gobierno dominicano y la población”, aseguró el senador Ted Kennedy, antes de entregar el premio.

Gay McDougal, miembro del jurado que falló el prestigioso premio a favor de Sonia Pierre, de 43 años y defensora de los derechos de los haitianos y sus descendientes, sostuvo que “el nivel de violencia contra los inmigrantes haitianos y sus descendientes en República Dominicana es alarmante”.

Los oradores, entre ellos la propia galardonada, denunciaron que el país caribeño no otorgaba la nacionalidad automáticamente a los hijos de haitianos nacidos en su territorio, en contra de lo establecido por la Constitución del país y un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

 “La negación de estos documentos que establecen legalmente su nacionalidad dominicana, mantiene a miles de niños en un limbo jurídico”, lamentó la directora del Movimiento de las Mujeres Dominico-Haitiana (MIDHA), en un acto en que ningún representante del gobierno dominicano tomó la palabra.

Tras recibir una ovación en pie de las cerca de 200 personas que presenciaron la entrega del prestigioso premio, Sonia Pierre alertó sobre “el racismo, la discriminación, los sentimientos anti-haitianos que se desarrollaron de tal forma que comunidades haitianas han sido atacadas por grupos violentos”.

“Como Robert Kennedy, vivo en un tiempo de racismo, de discriminación y violencia”, explicó la directora de MIDHA, que ha sido presentada por el senador Kennedy y hermano de Bob como “la voz y la campeona” de los 650.000 dominicanos de ascendencia haitiana que viven en el país caribeño.

 “La comunidad a la que pertenezco, la de los haitianos y dominicanos de ascendencia haitiana, es una de las más pobres y vulnerables y es sujeto al más cruel rechazo de sus derechos básicos”, añadió la militante, que empezó a defender los intereses de los suyos en 1976, cuando tenía 13 años.

“Considero este galardón no sólo un reconocimiento de mi lucha, sino de la de todos los que creen en la dignidad de los seres humanos”, afirmó Pierre, tras denunciar que sus cuatro hijos “como yo, tuvieron una infancia en la que vivieron en medio de la discriminación sólo por su ascendencia haitiana”.

El senador Kennedy aprovechó su discurso de presentación para hacer un paralelo con la situación en su propio país y lamentar que los republicanos hayan tratado este año de cerrar las fronteras de Estados Unidos frente a la inmigración ilegal para “aislar” al país.

El premio Robert Kennedy ha sido atribuido durante cerca de 40 años a militantes que comparten la visión sobre la defensa de los derechos humanos que tenía el candidato a la presidencia de Estados Unidos, asesinado en 1968.