Denuncian maltratos en operativos

POR JUAN RAMON INIRIO
HIGÜEY.-
Un diputado del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) por esta provincia, denunció que miembros de organismos de inteligencia de las Fuerzas Armadas maltratan a ciudadanos civiles que portan armas de fuego, durante los operativos que realizan en esta ciudad.

  El licenciado Jan Julio Campos Ventura dijo que esos abusos son cometidos por miembros del G-2 y del J-2 del Ejército Nacional y de la Secretaría de las Fuerzas Armadas, respectivamente, sin importar que las usen de manera legal.

  Indicó que los militares realizan “chequeos” de personas en distintos puntos de esta ciudad, casi todas las mañanas, con la supuesta finalidad de incautar armas de fuego ilegales en poder de civiles.

Campos Ventura señaló que los únicos perjudicados con esos registros son los que portan sus armas con licencia al día o con formularios de pago de impuestos en el Banco de Reservas.

“Son incontables los ciudadanos que llevan 20 ó 25 años pagándole al Estado los impuestos correspondientes para el porte y tenencia de un arma de fuego, para que de buenas a primeras venga un organismo del Estado a incautarla sin razón alguna”, expresó el legislador peledeísta.

Dijo que cuando el J-2 y G-2 se incautan de un arma de fuego, aunque la misma esté amparada por la licencia correspondiente, de inmediato es enviada a la Secretaría de Interior y Policía, “siempre y cuando no se llegue a un acuerdo”.

El legislador señaló que en muchos casos estas armas no son devueltas a sus propietarios, porque no se han dejado sobornar, “lo que es humillante y vergonzoso en un gobierno que respeta los derechos constitucionales”.

Consideró que estas armas son enviadas a la Secretaría de Interior y Policía, y sus propietarios tienen que pasar un verdadero viacrucis para poder recuperarlas, lo que no sólo provoca inconvenientes a los interesados, sino problemas al Gobierno.

Campos Ventura mostró extrañeza de que mientras los oficiales y miembros del J-2 y del G-2 despojan de sus armas a quienes pagan religiosamente sus impuestos, “muchos delincuentes circulan por las calles exhibiéndolas de manera bien visible, sin ser molestados.

“Los que son molestados por el porte de un arma de fuego son precisamente los que cumplen con sus obligaciones con el Estado y que tienen intereses que defender, contrario a los que las portan ilegalmente”, significó.

Pidió al secretario de las Fuerzas Armadas que ordene una investigación sobre esta anomalía, en la que están involucrados oficiales y miembros de esos organismos de inteligencia, y a la reclamó a Interior y Policía que devuelva las armas incautadas arbitrariamente.