Denuncian pérdidas millonarias por contrabando y robo de celulares

http://hoy.com.do/image/article/281/460x390/0/E9B51589-F41B-4D74-8C92-20B577850376.jpeg

El director de Aduanas, Miguel Cocco, denunció ayer que la introducción de teléfonos celulares de contrabando en el país, representa una evasión anual de cientos de millones de pesos en perjuicio del Estado.

Igualmente, Cocco advirtió que los teléfonos importados sin el pago correspondiente al fisco, durante los últimos dos años, tendrán que honrar ese compromiso, porque fue un dinero sustraído al pueblo que lo necesita para que le den bienes y servicios.

Dijo, además, que junto a la práctica de robo de esos aparatos, el contrabando no sólo ha constituido un serio perjuicio para las arcas del Estado, sino que perjudica a todos los ciudadanos que compran teléfonos contrabandeados.

 Añadió que esos ciudadanos afectados por robos de celulares, también han visto desconsoladamente cómo son activados a las pocas horas a pesar de que existen normativas claras que penalizan ambas prácticas.

El funcionario se expresó en esos términos, al anunciar una serie de medidas dirigidas a contrarrestar el contrabando de eso modernos equipos de comunicación.

Aseguró que está estableciendo las bases que permitirán el cobro puntual de los impuestos a las importaciones de celulares, “mediante un mecanismo efectivo, transparente, equitativo y apegado a las normas y leyes vigentes, en estrecha coordinación con el INDOTEL” (Instituto de Telecomunicaciones).

Cocco reconoció que debido a que el tamaño de los aparatos celulares los hace fáciles de transportar y de  disimular de cualquier forma, se hace verdaderamente difícil contrarrestar la introducción fraudulenta al país.

“Pero como esos aparatos no sirven para otra cosa que no sea para activar una línea, la institución que dirijo está en la vía de establecer un mecanismo puntual y justo que facilite a las empresas proveedoras de servicios celulares, la colaboración con el Estado, a través de la Aduanas, para lograr que esas decenas de millones de pesos no sigan engrosando los bolsillos de los evasores en detrimento de los ciudadanos que adquieren estos aparatos”, dijo.

Agregó que ese dinero debe entrar al Estado para que luego  llegue al pueblo en obras, bienes y servicios.

“Y a la Aduanas le toca establecer los mecanismos que aseguren el cobro correcto”, agregó.

Señaló que ese organismo está trabajando para asegurar que la ciudadanía reciba los beneficios que se están quedando hasta ahora en los bolsillos de sectores que no han cumplido, ni se animan a cumplir con la obligación que manda la Ley.

Garantizó que hará uso de las disposiciones legales para recuperar los cientos de millones de pesos que se han evadido durante los últimos años, con las importaciones irregulares de teléfonos.

El director de Aduana recordó que la ley aduanal establece claramente que las autoridades pueden revisar lo que ha sucedido durante los últimos dos años y proceder con el cobro de los impuestos que se hayan evadido.

 Añadió que esa legislación establece claramente que no sólo se actúa en contra del que haya cometido el contrabando, sino también contra todo aquel que haya facilitado y de alguna manera participado de la actividad ilícita.

Dijo que está consciente de que a pesar de que los montos evadidos alcanzan sumas multimillonarias en la parte aduanal, esa actividad también impide que INDOTEL reciba las comisiones que están establecidas por Ley, y por demás, también afecta, como resulta obvio, los ingresos de la Dirección General de Impuestos Internos.

Cocco adelantó que el mecanismo que está desarrollando la Dirección General de Aduanas para enfrentar el contrabando de teléfonos celulares y lograr que cada aparato que entre al país cumpla con la obligación fiscal, es novedoso y justo y que a pesar de que podría generar resistencia de aquellos sectores que han obtenido grandes beneficios de una actividad ilícita y penada por la ley, seguirá hacia delante hasta lograr el cumplimiento de la obligación fiscal.

Aseguró que así como no se debe activar un teléfono robado, en perjuicio claro del ciudadano que sufrió la pérdida, tampoco se debería activar un teléfono que no haya pagado los impuestos aduanales, porque se perjudica no a un ciudadano como el caso del robo, sino al pueblo en general. Precisó que la institución a su cargo obtendrá la vía legal para asegurar un cumplimiento sin traumas y que promueva un desarrollo donde la evasión aduanal no sea la diferencia en un mercado de tanta competencia.

“La igualdad aduanal será garantizada y creemos que por esa misma vía también se eliminará la práctica de los robos que han generado muertes, en ocasiones, como todos sabemos”, sostuvo.

Dijo que la medida que se encamina eliminará también la práctica de robos de teléfonos celulares, ya que para poder activar un teléfono celular robado, se conoce que se tendría que cambiar de algún modo la serie del aparato y, dado que la serie que logren definir, no estaría registrada ni en INDOTEL ni en Aduanas, el poseedor del teléfono robado se verá identificado fácilmente por lo que la práctica de robo terminará definitivamente en el país.

Cocco dijo que aspira contar con la colaboración abierta de las empresas proveedoras de servicios celulares en cuanto a lograr implementar una forma segura, expedida y transparente, mediante la cual se asegure el propósito de que no pueda ser activado un teléfono que haya sido robado ni introducido de contrabando.