Depositando confianza

En la inminencia de unas consultas de primarias, abiertas y cerradas al mismo tiempo, que en alguna forma significan poner a prueba lo desconocido, la Junta Central Electoral cuenta con una valoración positiva mayoritaria aún cuando desde algunos litorales, que también tienen suficiente confianza en ella, se reclame la adopción de medidas adicionales para una transparencia total de los aspectos electrónicos. Las posiciones críticas no traslucen, y es lo más importe, escepticismo sobre la condición moral y profesional de que dan prueba los miembros del organismo colocados en un compromiso de neutralidad. Listos para bregar en una liza en la que se entrecruzan pasiones partidarias y actitudes que a veces inutilizan a posteriori la capacidad de aceptar derrotas.

El tinglado político ha sido receptivo a las indicaciones de que la automatización del voto estará blindada contra posibles intentos de alterar sumatorias, sin que falten reclamos de verificaciones independientes adicionales sobre el funcionamiento de los equipos. Favorablemente, expertos en informática y entes de la sociedad civil expresan confianza en el cotejo aleatorio anunciado por la JCE, de votos físicos con los electrónicos en un 20% de los sufragios, de cuya coincidencia dependería la certificación definitiva del proceso. Lo demás es librar de presiones innecesarias a la JCE y al Tribunal Superior Electoral cuando tenga que entrar en acción.

Verón al borde del paraíso

t El distrito municipal de Verón-Punta Cana vive una relación desigual con la muy desarrollada industria turistica del Este en su propio territorio; codiciado por vacacionistas de muchas partes del mundo acogidos por hoteles librados de las situaciones indeseables que padecen los lugareños de cercanías por falta de un hospital, de una planta de tratamiento de aguas residuales, drenaje pluvial, acueducto y algunas obras urbanas más, tras un crecimiento poblacional sin ordenamiento. Lidian ellos con focos permanentes de insalubridad a pesar de que la participación de Verón-Punta Cana en el Producto Bruto Interno es significativo y una mayoría de su gente y de su razón de ser están ligadas a la más importante actividad económica dominicana. El director del distrito, Ramón Antonio Ramírez, quiere que su localidad tenga más presencia en inversiones estatales.