Derechos de población LGTBI entre rechazo y aceptación

Derechos de población LGTBI entre rechazo y aceptación

La homofobia tiene mayor fuerza en la población adulta

En el estudio de prácticas de crianza que realizamos para PLAN RD (2020) en tres provincias (Gran Santo Domingo, Elías Piña y La Altagracia) se preguntó a la población adulta y adolescentes sobre si entendía que las personas homosexuales, lesbianas y transexuales tienen derechos que deben ser respetados.

La mayoría (82% en ambos casos) señaló que la población LGTBI tiene derechos y solo un 18% lo negó. Mostrándose así una alta aceptación de que son sujetos de derechos en residentes de comunidades rurales y urbano-marginales.

Al profundizar con preguntas abiertas desde grupos focales sobre el tema encontramos distintos matices en el abordaje de los derechos que oscilan desde el rechazo a la aceptación. Con elementos como los siguientes:

• Discriminación hacia la población LGTBI sustentada en concepciones religiosas. “La homosexualidad, es mal hecho, si Dios le dio la oportunidad a usted para ser hombre, no puede ser mujer

• Consideraciones de que la homosexualidad genera confusión y provoca agresión con justificaciones del “bullying” y acoso hacia personas LGTBI.

• Prohibiciones a hijos e hijas de juntarse con adolescentes LGTBI. “Yo no lo dejo juntarse con muchachos raros. Si lo dejo se va a meter en eso”.

• Reconocimiento de agresiones físicas hacia hijos e hijas con orientaciones sexuales diversas.

“Mientras viva en mi casa le doy un tablazo que se doble o se endereza”.
• Uso de la violencia hacia niños se entiende que evita posibles inclinaciones hacia la homosexualidad.

• Cuestionamiento de la población infantil y adolescente hacia padres y madres sobre el matrimonio igualitario cuenta con respuestas agresivas y tabúes.
• Mayor tolerancia hacia la población LGBTI si fueran sus hijos e hijas o parte de la familia y con explicaciones religiosas: “a cada quien lo que Dios le dio”

• Reconocimiento de derechos en población LGBTI”. Tienen derecho a hacer lo que quieran con su cuerpo”

• Aceptación de que hijos e hijas tengan amistades con orientaciones sexuales diversas. “Es algo que te digo que si tienen amigos así no tiene inconveniente”.

El abordaje de la realidad de la población LGTBI y sus derechos tiene una fuerte polarización en la población entrevistada. La homofobia tiene mayor fuerza en la población adulta, no así en adolescentes. Aun así, existen brechas de tolerancia y apertura hacia los derechos LGTBI posibilidad de tener casos cercanos en la familia o de hijos e hijas.

Reconocer derechos a la población LGTBI es cumplir con lo establecido en nuestra Constitución. Se necesita una ley que garantice sus derechos y de otros grupos poblacionales que sufren discriminación y exclusión con sanciones hacia estas prácticas y así ejercer la democracia que nos define como nación.