Derechos Humanos pide crear comisión investigue muerte niña Sunelly Arias

Barra

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos y los familiares de la niña Sunelly Arias, fallecida la semana pasada por electrocución en la escuela semipública Mauricio Báez de Guaricano, en una carta dirigida al Procurador General de la República y entregada en el día de hoy, Jean Alain Rodriguez, han expresado que “han transcurrido ya  12 días sin que el Ministerio Público haya dado señales de investigar la muerte de la niña”.

“La Comisión Nacional de los Derechos Humanos así como anunciado, está dando seguimiento legal a los familiares de la niña y hemos puesto a disposición de ellos nuestros mejores abogados, ya que es inaceptable,  primero,  que una niña muera de esa forma en una escuela pública o colegio privado que sea, y segundo, que después de más de diez días ni siquiera se haya dado conocimiento de una investigación finalizada a establecer responsabilidades penales para esta muerte, que seguramente las hay” ha declarado el Dr. Manuel María Mercedes presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

La CNDH y la familia Arias  le exigen a la Procuraduría General de la República la creación de  una comisión de alto nivel que investigue causas  y responsabilidades de esa muerte y que sea integrada por un componente de la  familia  y por un abogado de la  CNDH.

La CNDH y la familia aunque valoran positivamente la implementación de una comisión técnica del Ministerio de Educación, consideran que el informe producido por dicha comisión es “excluyente y parcial ya que solamente se limitó a hacer recomendaciones sobre la estructura del plantel escolar” y que sus recomendaciones son “limitadas y no tocan a profundidad la situación estructural y de funcionamiento administrativo y docente del plantel” así como citado en la carta dirigida al Procurador General de la República.

El Dr. Mercedes expresa además que “cada plantel escolar público y privado debe de responder a todos los requisitos técnicos de seguridad así como establecido por la ley y que estos requisitos sean supervisados periódicamente por un personal técnico especializado del Ministerio de Educación para que muertes absurdas como las que han ocurrido en la escuela Mauricio Báez no vuelvan a suceder”.