DEREK JETER
supera a Ripken como el mejor torpedero

http://hoy.com.do/image/article/834/460x390/0/9183BC1A-A6F0-40C5-AA6F-77D512ED2452.jpeg

Al hablar de torpederos que cambiaron el juego, hay que mencionar dos grandes de grandes.

El béisbol de la época moderna ha disfrutado enormemente con figuras como Cal Ripken Jr., que cambió el prototipo de torpedero, y Derek Jeter, el capitán de los Yanquis de Nueva York.

Ripken tiene categoría de Hombre de Hierro por muchas razones, no solo su racha de partidos jugados de manera consecutiva, racha que hilvanó durante 2632 encuentros entre 1982 y 1999.

Ripken era toda una figura, con una presencia imponente en el terreno de juego, que consistentemente produjo para los Orioles de Baltimore, el único equipo con el que jugó en sus 21 temporadas en las mayores.

A lo largo de su carrera, Ripken puso números impresionantes, acumulando 431 vuelacercas y 1,695 remolcadas.

También alcanzó los tres mil hits, conectando 3,184 en 11,551 turnos al bate para un promedio de por vida de .276.

Ripken también anotó muchas carreras, como indican sus 1,647 anotaciones.

Fue campeón en una oportunidad, con los Orioles de 1983 que superaron a los Filis de Filadelfia en cinco partidos aunque Ripken no fue de gran contribución, bateando .167 en esa Serie Mundial.

A nivel general era un favorito del público, asistiendo a 19 Juegos de Estrellas en forma consecutiva desde 1983 y hasta su retiro en el 2001.

Fue también ganador de dos premios al Jugador Más Valioso (1983 y 1991) y en su haber también tiene dos Guantes de Oro y ocho Bates de Plata.

Muchos entienden que sus números ofensivos pudieron haber sido mucho mejores de haber aprovechado más descanso en los 19 años que se mantuvo jugando sin días libres, pero ese legado también es parte de su grandeza.

Entonces nos vamos con Jeter.

Su poderío ofensivo no es como el de Ripken pues Jeter nunca ha sido un jonronero al estilo del de los Orioles, pero sí una de las fuerzas más decisivas de los últimos tiempos.

Con cinco anillos de campeón y siete visitas a la Serie Mundial junto a los Yanquis, Jeter tiene un legado poco comparable.

Aun activo, el campocorto de los Yanquis tiene 3,305 indiscutibles de por vida y hasta que se fracturó dos veces el mismo tobillo en los últimos nueve meses, muchos hablaban de la posibilidad de los 4,000 imparables.

Al igual que Ripken, Jeter es un favorito del público, con 13 Juegos de Estrellas en su bolsillo y además ha ganado cinco Guantes de Oro en ese tiempo.

Con el bate también ha sido reconocido, como indican sus cinco Bates de Plata.

Pero el mayor peso de la carrera de Jeter es su liderazgo, y ese robusto promedio de .321 en siete Series Mundiales.

Ese factor nos lleva a concluir que aunque Ripken tuvo mejores números ofensivos de poder, si se comparan las carreras de ambos jugadores tanto en la defensa, como en la relevancia de cada uno en sus respectivos equipos, nos tenemos que quedar con el capitán Jeter.