Derrotado es quien deja de luchar

http://hoy.com.do/image/article/836/460x390/0/7F711FE1-3758-47D8-A48A-F8DE2BAAFF87.jpeg

Muchas cosas quise decir. Pero José Mujica Cordano, presidente de Uruguay, se me adelantó. Aquí sus palabras durante la conmemoración del 60° aniversario del asalto al cuartel Moncada de Santiago de Cuba.

El Pepe dijo:

“Permítanme porque el alma de un veterano está llena de recuerdos. Han pasado muchas décadas, han sido porfiadas décadas de lucha por la dignidad del pueblo cubano y, con su suerte, la de muchos luchadores, algunos de los cuales ni los nombres recordamos, que quedaron en los socavones, en los dolores de América, en las selvas y sus montañas. Porque los cambios sociales no tienen un laboratorio donde se pueda experimentar en frío.

“Los cambios sociales son la experimentación directa en la lucha de los pueblos, y los hombres y las mujeres caminamos intentando encontrar caminos y recreando y aprendiendo de nosotros mismos, el camino, del dolor, de los fracasos, de volverse a levantar, de mil veces empezar de nuevo porque, sencillamente, los cambios sociales no están a la vuelta de la esquina, no están al alcance de la mano, en lo inmediato son una larga construcción colectiva de esfuerzo, de trabajo, de errores, de aciertos, de compromisos, de sacrificios. Siempre ha sido así, lo imposible parece que cuesta un poco más, por eso, en el fondo, no hay derrota, solo sufren la derrota aquellos que dejan de luchar.

“Entonces, esta Revolución que fundamentalmente ha sido la Revolución de la dignidad, de la autoestima para los latinoamericanos, nos sembró de sueños, nos llenamos de Quijotes.

“Seguramente que soñamos que en 15 o 20 años era posible crear una sociedad totalmente distinta y chocamos con la historia; los cambios materiales son más fáciles que los cambios culturales. Los cambios culturales son, en definitiva, el verdadero cemento de la historia y son una siembra muy lenta de generación en generación.

“Los antepasados nos han enseñado el valor que tiene la vergüenza y la dignidad, el ser nosotros, estamos asomando a una civilización mundial digital, colectivizada, de dimensiones inconmensurables y hemos aprendido una cosa, y la estamos viviendo en nuestra América Latina: solo es posible el mundo si respeta lo diverso; solo es posible el mundo y el porvenir si nos acostumbramos a entender que el mundo es diversidad y es respeto, dignidad y tolerancia, y que nadie tiene el derecho, por ser grande y fuerte, a aplastar a los pequeños y a los débiles; lección de oro de estos 60 años de Revolución. El mundo rico tendrá que entender que, por su propia tranquilidad, porque la vida humana es corta, demasiado corta y no hay derecho a sacrificar la vida humana de los que están vivos, porque estar vivo es casi un milagro y hay que respetar la vida.

“Entonces, nos juntamos como en este templo, donde seguramente los muchachos que atacaban soñaban que era más sencillo y más fácil, seguramente, y si en el mundo no hubiera habido soñadores todavía andaríamos con un taparrabos caminando por las selvas.

 “Solamente el mundo cambia y se mueve porque hay gente comprometida y capaz de soñar, como los sueños de aquellos cubanos. “Oleadas de juventud movimos por toda nuestra América.  Hoy somos viejos, arrugados, canosos, llenos de reumatismos y llenos de nostalgias y de recuerdos, y nos reímos de nosotros mismos, las chambonadas que hemos cometido; pero chambonadas sin precio, por una causa, por el sueño de una humanidad, de una igualdad básica, con garantías básicas, con sueños básicos, porque estamos convencidos de que el hombre tiene capacidad para construir un mundo mejor, tiene los recursos de poder construir un mundo mejor, y custodiar y defender la vida.

“La Revolución hoy, la palabra Revolución adquiere una dimensión de carácter universal cuando el mundo se globaliza y es, precisamente, la idea de que es posible y es una necesidad histórica, para mantener y sostener la vida, luchar por crear un mundo mejor, de respeto, de igualdad básica, de no temer que lo aplasten, sin portaaviones, sin aviones que tienen un brazo largo, casi sin gente, y un mundo donde es posible que el hombre salga de la prehistoria, y saldrá de la prehistoria el día que los cuarteles sean escuelas y universidades”.