Desactivan bomba en Francia

PARIS (AFP).- Los artificieros desactivaron una bomba artesanal el miércoles en la vía ferroviaria entre París y Basilea (Suiza), obligando a las autoridades a inspeccionar de nuevo miles de kilómetros de vías férreas.

Varios magistrados anti-terroristas abrieron inmediatamente una investigación sobre este hallazgo. Un misterioso grupo que se hace llamar “AZF” amenaza desde diciembre del 2003 con hacer estallar bombas en la vía férrea si el estado francés no le paga un rescate de casi cinco millones de euros (unos seis millones de dólares).

Pero los investigadores todavía no encontraron vínculos entre esta bomba y las amenazas de ese grupo que ya habían dado lugar a principios de marzo a la inspección de los 32.000 km de vías ferroviarias francesas, sin que se encontrara nada.

La compañía nacional de ferrocarriles (SNCF) anunció el miércoles que ha decidido llevar a cabo en el plazo más breve posible una nueva campaña de inspección de las vías.

El ministerio del Interior francés indicó que el artefacto que había sido encontrado cerca de la ciudad de Troyes, a unos 250 km al sureste de París, estaba formado por una caja de plástico de 20 centímetros por 20 que contenía una mezcla explosiva.

“Esta caja contenía nitrato y fuel, una pila plana conectada a seis detonadores pirotécnicos y un detonador transformado en sistema de inflamación. También había un sistema de relojería casero y uno de los cables estaba desconectado”, agregó el ministerio en un comunicado.

Este descubrimiento se produce tres semanas después de que se hiciera pública la existencia del grupo “AZF”, que afirma haber colocado una decena de bombas en Francia y exige a los poderes públicos el pago de 4 millones de dólares y de un millón de euros por localizarlas.