¿Desalojos o reubicaciones?

Ahora, el Gobierno de Danilo Medina elimina de una vez por siempre, ese fantasma que se cernía continuamente sobre nuestras familias más pobres, cuando crea el novedoso sistema de adquisición de la vivienda bien construida, allí mismo, donde residían personas en estado o en condiciones infrahumanas, careciendo de todos los servicios, simplemente mediante una inteligente reubicación, sin el desagradable martirio de un desalojo que desarraigaba a los moradores como se hacía en el pasado, ahora el presidente Medina lo que hace es tratar de mejorar las condiciones de vida de la clase pobre, sustituir sus viviendas destartaladas, por viviendas higiénicas y confortables.
Es decir, que los vecinos de las barriadas objeto de renovación urbana, mediante el reconocimiento de sus asentamientos y derechos adquiridos por los años de ocupación, que no ha sido discutido, toma plena vigencia el concepto del derecho expectativo que da mayor seguridad y estabilidad a las personas. lo cual toma alta significación al Presidente de la República, darle seguridad a los que habitan los apartamentos y los edificios que se construyen y los que se inicien en el futuro, pasarán a manos de las familias que ocupan los bohíos y edificaciones a demolerse, así como también a los que viven en las piezas de los patios, de manera que los vecindarios tradicionales mantengan su unidad, sus naturales afectos y sus mutuas relaciones e intereses comunes.
Tal parece, que la labor social del actual Gobierno, responde totalmente a los anhelos reivindicativos de todos los pobres de la nación, estableciendo un modelo único para organizar los asentamientos, el cual es un ejemplo de reconocimiento paulatino del Gobierno al deseo de los humildes de poseer una propiedad privada, asiento del hogar de la familia, decente, higiénico y confortable.