Desamparados haitianos necesitan carpas con urgencia

http://hoy.com.do/image/article/486/460x390/0/2E54C377-40E8-464B-9053-861B81A0A115.jpeg

Puerto Príncipe, (AP).- La polvorienta cancha de fútbol bordeada de enormes carpas representa un oasis para los sobrevivientes del terremoto de Haití, entre las hectáreas de sórdidos campamentos donde se alojan miles de sobrevivientes, haciendo que la competencia por las viviendas de lona haya provocado discusiones y riñas con machete.

La violencia es señal de la desesperación de cientos de miles de personas que quedaron sin techo y pelean por el mínimo refugio en la ciudad destruida. El presidente de Haití pidió al mundo 200.000 carpas y dijo que él mismo dormiría en una de ellas.

Fenela Jacobs, de 39 años, ocupa una vivienda de cuatro por cuatro metros (13 por 13 pies) provista por la organización Ayuda Mundial Islámica, con sede en Gran Bretaña. Dijo que el grupo le ofreció dos carpas para 21 personas, pero tuvo que alojar a todos en una porque la amenazaron con incendiar las dos carpas si no entregaba una de ellas.

Sin embargo, asegura que la vivienda de dos metros (seis pies) de altura, color caqui por fuera y de algodón de colores vistosos por dentro, es mejor que los refugios de sábanas sostenidas con palos donde se alojaban antes.

“Es mucho más cómodo”, dijo Jacobs, aunque agregó que suele hacer mucho calor en la carpa instalada en Cazo, un barrio de Puerto Príncipe entre las colinas detrás del aeropuerto internacional.

Las carpas son un artículo sumamente escaso tras el terremoto de magnitud 7 que mató a por lo menos 150.000 personas el 12 de enero.

La agencia global que proporciona las carpas dijo que tenía 10.000 almacenadas en Haití y esperaba otras 30.000, pero esto “difícilmente pueda satisfacer la aguda necesidad de refugios”, dijo la Organización Internacional de Migraciones.

La organización estimaba que se necesitarían 100.000 carpas con espacio para alojar a una familia, pero la ONU dice que hay un millón de desamparados y el presidente René Preval dijo que se necesitaban 200.000 carpas y que los aviones que las transportaban debían de tener prioridad de aterrizaje en el aeropuerto.

En solidaridad con las víctimas, Preval planea instalarse en una carpa en el jardín del destruido Palacio Nacional en Puerto Príncipe, dijo el ministro de Turismo, Patrick Delatour, a The Associated Press.

“Es una decisión tomada por el presidente mismo”, dijo Delatour.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, planeaba visitar Haití en las próximas horas del martes para observar las tareas de ayuda.

El gobierno haitiano y grupos internacionales instalaban una ciudad de carpas en las afueras de la capital.

Ingenieros militares brasileños que forman parte de la fuerza de paz de la ONU limpiaron y nivelaron cinco hectáreas (12 acres) de terreno al norte de la ciudad, el primero de media decena de lugares para alojar a los sin techo antes de las próximas lluvias.