Desaparecen los ricos entre los que pagan impuestos en España

Euro. Archivo
Euro. Archivo

Desde que comenzó la crisis, y en particular desde que fueron subidos los impuestos en 2012, se han volatilizado gran parte de los que figuraban como declarantes del impuesto sobre la renta en España. Sólo quedan los que no pueden eludir la tributación porque tienen rentas de trabajo, aunque también se detectan fugas hacia tramos inferiores, revela un artículo publicado en el diario El Mundo por Francisco Núñez.

Según los últimos datos facilitados por la Agencia Tributaria, relativos a la declaración de la renta que se presentó en 2014 y que corresponde al ejercicio fiscal de 2013, sólo hay 4.553 declarantes que dijeron ganar ese año más de 601.000 euros -43.000 euros brutos al mes-. Hay 1.100 menos desde la subida del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por parte del Gobierno. Se trata del 0,02% del total de los declarantes. Equivale al número de espectadores de un pequeño polideportivo de pueblo.

Sin embargo, cuando empezó la crisis había 10.580. Por tanto, en seis años han desaparecido de golpe 6.000 declarantes ‘pata negra’, el 47%.

“Algunos fiscalistas han advertido de que en los últimos años muchos directivos han preferido que conste su nómina total para garantizarse la mayor indemnización en caso de salida”, agrega.

Se han producido ocultaciones de ingresos y trasvase a otros tramos inferiores, se observa también en los tramos descendientes más próximos. Así, si en 2007 había 96.544 declarantes -un 0,31% de los contribuyentes totales- con ingresos entre 150.000 y 600.000 euros, en 2013 sólo quedan 58.571. Es decir, hay 38.000 menos, un 40%. De ellos, 10.000 desapariciones se han producido desde la subida de impuesto en 2012. El 87,4% de los que quedan son rentas de trabajo, frente al 81% que había en 2007. La cuota media abonada fue de 88.000 euros.

Los tramos de rentas altas representan el 3% de los 19,2 millones de declarantes. Mientras, en el tramo entre 60.000 y 150.000 euros, en 2007 había 640.238 declarantes y ahora sólo quedan 533.803. Han desaparecido 170.000 (17%), 80.000 desde el alza del impuesto. La cuota media abonada fue de 25.000 euros.

Estos tres tramos de renta representan el 3% de los 19,2 millones de declarantes. Aquí han desaparecido 220.000 contribuyentes (15%), revela el trabajo de Francisco Nüñez.