Desaparecen los zapateros

http://hoy.com.do/image/article/147/460x390/0/C6B52ABB-A55B-4082-9199-AA7869096719.jpeg

ANGELA ROSSó
a.rosso@hoy.com.do
El  oficio de zapatero es sustituido gradualmente por los servicios que ofertan las reparadoras de zapatos y las  que incluso  dan al público los vendedores de calzado.

Se han ido extinguiendo de las esquinas aquellos zapateros cuyos servicios eran demandados frecuentemente por quienes necesitaban reparar un par de zpatos.


Es el caso de Guillermo Frías, alias “El Zapa”, quien lleva más de 15 años en la calle del sector de Cristo Rey.

Pero los  ingresos que les genera este trabajo solo le alcanzan para comer. Atribuye la poca asistencia de clientes a que muchos prefieren comprar un calzado nuevo que  repararlo.  “Antes era más concurrido el trabajo, venían más personas. Antes  yo  ponía hasta diez tapitas en un día, y ahora duro semanas para poner una o dos.

Agregó también que “desde hace más de tres años este trabajo uno lo hace para sobrevivir”, debido a que las ganancias no superan los doscientos pesos diarios.

Sin embargo, asegura que las ganancias que percibía como zapatero le permitieron sacar adelante a su familia de seis miembros. 

El precio que puede cobrar un zapatero por una puesta de zuela, la legendaria clavada de un zapato y la postura de una tapa, oscila entre los 70 y 100 pesos.

Otro caso similar a este es el de Miguel Encarnación, que lleva unos 50 años como zapatero y asegura que ejerce este trabajo porque no tiene otra fuente de ingreso y que su edad no le permite mucho esfuerzo.  “Yo abro la zapatería a las ocho de la mañana y cierro a las seis de la tarde, y para yo ganarme trecientos pesos un día tiene que estar muy bueno”. Encarnación cuenta que desde hace algunos años no repara la mitad de los zapatos que acostumbraba arreglar.

“Tal vez la gente ya no quiere gastar inútilmente en cosas que puede comprar, porque hay muchos zapatos de piel baratos, entonces hay quienes entienden que les sale mejor comprar un zapato de medio uso a un precio bajo, que mandar a arreglar uno que se le puede volver a descomponer”, agregó.  

A diferencia de los  zapateros, las reparadoras de calzados reciben diariamente centenares de clientes que van en busca de reparar y ampliar sus   zapatos. 

Algunos dueños de reparadoras creen que el motivo por el que las personas prefieren reparar sus calzados con ellos, no es solamente porque les dan un mejor servicio, sino porque  los clientes tienen más seguridad al momento de dejar sus zapatos y más opciones si de reparar se habla. Aunque el precio que cobran en las reparadoras es un poco  más elevado que el de un zapatero, los usuarios parecen  preferir  las reparadoras de zapatos.

Percepción de la extinción

Por qué cree usted que los clientes prefieren a a las reparadoras de zapatos?

Porque aquí les damos garantía de los servicios que ofrecemos.

Por ejemplo?  Un cliente que deja un zapato en un establecimiento de esto no tiene miedo de que se le vaya a perder, porque nosotros lo primero que hacemos es tomarles sus datos y les damos una ficha para que llame para saber si está listo, a fin de que  cuando lo venga a buscar no se extravíe.

Y sobre el trabajo que realizan, dan garantía?  Sí, claro, nosotros podemos darle hasta 15 días de garantía, porque se trabaja con maquinarias especiales,  con las que se les da mejor terminación a un calzado.

Quiere decir que ustedes trabajan mejor que los zapateros?  Sin cuestionar el trabajo de los zapateros, la diferencia de trabajo  es demasiado visible .

Cuánto cobran ustedes por poner una tapita a unos zapatos?  Nosotros les cobramos 135 y 150 pesos .

Y por los demás servicios que ustedes ofrecen, cuánto cobran?  Desde cuatrocientos a setecientos pesos. 

 No creen ustedes que han contribuido a desplazar a los zapateros?  No, nosotros lo que tratamos es de hacerle un buen trabajo,  que no tenga que volver a la semana a pagar por lo mismo, y por eso nos prefieren.

Además de reparar zapatos, qué otros servicios ofrecen ustedes?     Nosotros también les brindamos al cliente la solución de no botar un zapato cuando le queda pequeño, pues hay un sistema que extiende los calzados pequeños. Además, aquí también se vende material para calzados,  ya sea una hebilla o si  quiere cambiarle el interior.