Desarrollo del cónclave Vaticano

http://hoy.com.do/image/article/204/460x390/0/7A431001-D1B0-4C56-984D-897B5405B660.jpeg

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- Hoy, 18 de abril, a las 14.30 horas GMT, comenzará el primer cónclave del tercer milenio, del que saldrá el 265 Papa de la historia de la Iglesia, nuevo obispo de Roma y séptimo jefe del Estado Vaticano.

COMIENZO

A las 16.30 horas local (14.30 GMT) los 115 cardenales electores se reunirán en el Aula de las Bendiciones del Palacio Apostólico y en procesión se dirigirán hacia la Capilla Sixtina, recitando las letanías.

LA CAPILLA SIXTINA

Sigue siendo el lugar para la elección y todo lo que se haga o diga allí durante el Cónclave es secreto.

Para garantizar ese secretismo, los especialistas han hecho precisos y severos controles al objeto de impedir la instalación de medios audiovisuales de grabación y trasmisión exterior.

JURAMENTO

Una vez todos los cardenales dentro se procederá al juramento, por el que se comprometen a mantener el secreto de todo lo que se diga o haga en el Cónclave y cantarán en el “Veni Creator Spiritus”, con el que invocarán la ayuda del Espíritu Santo.

EXTRA OMNES

Después, el Maestro de Ceremonias Pontificias pronunciará la frase “extra omnes” y todos los ajenos al cónclave saldrán de la Capilla.

VOTACION

Abolidos los modos de aclamación y por compromiso, la elección se hará por escrutinio secreto. Para que sea válida la elección del Romano Pontífice se requieren los dos tercios de los votos, calculados sobre totalidad de los electores presentes.

Teniendo en cuenta los 115 electores, son necesarios 77 votos.

COMIENZO DE LAS VOTACIONES

Los cardenales decidirán mañana, una vez en la Capilla Sixtina, si votan ya o comienzan el martes. Si es mañana, habrá una sola votación.

A partir del martes están previstas dos votaciones por la mañana y otras dos por la tarde.

PAPELETAS

Las papeletas tienen forma rectangular y llevan escrita en la mitad superior las palabras ELIGO IN SUMMUM PONTIFICEM, mientras que la parte inferior está en blanco para que se escriba el nombre del elegido.

Cada cardenal debe escribir el nombre del elegido, pero con una caligrafía que no identifique al autor.

Una vez escrito el nombre, cada cardenal llevará la papeleta hasta la urna. Delante de los escrutadores pronunciará el juramento: “Pongo por testigo a Cristo Señor, el cual me juzgará, de que doy mi voto a quien en presencia de Dios, creo que debe ser elegido”.

Si alguno de los cardenales electores no puede ir hasta el altar a llevar su papeleta, un escrutador se encargará de hacerlo, después de que el purpurado pronuncie la fórmula.

RECUENTO DE LOS VOTOS

Una vez que todos los cardenales electores hayan introducido su papeleta se procede a contarlas. Si el número de las mismas no corresponde al de electores se procederá a quemarlas inmediatamente y se realizará una segunda votación.

Concluido el escrutinio, se suman los votos obtenidos por los diferentes nombres y se anota. El último escrutador que lee las papeletas las va perforando con una aguja en el punto donde aparece la palabra ELIGO y la inserta en un hilo.

QUORUM

El “quorum” válido para la elección es inicialmente de dos tercios.

Después de tres días de escrutinios sin resultados positivos, las votaciones se suspenderán durante un día para una pausa de oración y coloquio entre los votantes.

A continuación volverán a celebrarse tres tandas de siete votaciones, con sus respectivas pausas.

A partir de ese momento se pasará a elegir Papa entre los dos cardenales que hayan obtenido en el último escrutinio el mayor número de votos. La normativa exige que el elegido lo sea por mayoría absoluta.

ACEPTACION

Una vez elegido, el cardenal decano pide su consentimiento al elegido con las palabras: “*Aceptas tu elección canónica para Sumo Pontífice?”.

Dado el consentimiento se le pregunta como quiere ser llamado y después el Maestro de Ceremonias levanta acta.

ANUNCIO AL MUNDO

Finalmente se anunciará al mundo con la fórmula: “Habemus Papam”. EFE