Desastrosa gestión fiscal

Si efectivamente se aplica el decreto de austeridad del Presidente Medina, el ahorro podría ser de RD$5,000 millones en doce meses, un poco más de 10% de los gastos no personales que se ejecutan en el 2012. Una reducción simbólica, dado el tollo fiscal que tenemos, sin embargo, es importante evitar que en esta ocasión se burle al pueblo como lo hizo Leonel y los funcionarios, algunos de los cuales siguen dirigiendo las instituciones, que prometieron reducir el gasto corriente en 20% y terminaron aumentándolo en ese mismo porcentaje.

Lo que sí debe quedar claro es que el programa de austeridad no puede ser solo ese decreto, tiene que profundizarse, porque el objetivo es ahorrar RD$40,000 millones en doce meses, para luego mirar opciones fiscales que aporten RD$30,000 millones adicionales. Son pasos previos para armar el presupuesto del 2013, que no podrá superar el monto de RD$450,000 millones, porque el FMI no permitirá un déficit superior a 2% del PIB.

Danilo no puede permitir que se le pegue el muerto del desastre presupuestario que hereda, que amenaza la sostenibilidad fiscal del país. Ocultar que se proyecta un déficit público consolidado histórico de RD$150 mil millones para el 2012, alrededor de 6.3% del PIB, similar al que tiene a España en recesión y cercano al 7.3% que amenaza con paralizar la economía de los E.U.  

Tendrá el apoyo que necesita para reordenar las finanzas públicas, pero tiene que ser transparente con los datos fiscales. El pueblo debe saber que el presupuesto de gasto del 2012 ascendía a RD$430,000 millones, que por el exceso de gastos de Leonel la ejecución superará los RD$520,000 millones. Que la precariedad fiscal que hereda es tal, que tres renglones del próximo presupuesto consumirán 70% de los ingresos corrientes. Que el 4% del PIB para educación significa RD$100 mil millones, más del doble de lo ejecutado en el 2012, que para pagar la deuda pública necesitará RD$122 mil millones, un aumento de RD$10,000 millones respecto al 2012, además de que tiene que enviar al Banco Central la suma de RD$29,000 millones para su recapitalización.

Al mismo tiempo decir con claridad lo que piensa lograr en el 2013. Para que la reducción del presupuesto no afecte el objetivo de crecimiento de 4.5%, la corrupción quedará como historia de un pasado reciente, lo mismo que el dispendio de recursos públicos. Que mejorando la calidad del gasto, financiando pequeñas obras rentables desde el punto de vista económico y social, mientras el sector privado hace las medianas y grandes obras, garantizará un retorno neto mínimo promedio de 12% de la inversión pública y privada. Que aplicado a la tasa de inversión total de 16.43% del PIB del 2011, el aporte al crecimiento económico sería de 2 puntos porcentuales (0.12*0.1643). En el caso de que la tasa de inversión total se reduzca digamos a 14.66% del PIB, al nivel de 2009, el aporte al crecimiento económico bajaría a 1.8 puntos porcentuales. Espera que sea el aumento en el empleo y la mejora en la productividad de pequeñas y medianas empresas, lo que completen los 2.5 o 2.7 puntos porcentuales restantes que se necesitan para crecer 4.5% en el 2013.