Descalifica Agripino para diálogo

POR RADHAMES GONZALEZ
El dirigente perredeísta Enmanuel Esquea Guerrero dijo ayer que monseñor Agripino Núñez Collado no puede dirigir el  diálogo nacional, porque “es prácticamente un funcionario del gobierno”, por lo que “algunos dirigentes políticos recelan de él”.

 “Creo que ese hecho crea perjuicio y recelan de monseñor como ente neutral de los diálogos”, declaró Esquea Guerrero, ex presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

 El abogado y político dijo que respeta mucho a Núñez Collado, a quien definió como ” el padre del diálogo en nuestro país”, pero consideró al mismo tiempo, que ” no escapa a un detalle, sin embargo, y es que fue nombrado por Decreto en una comisión gubernamental, lo cual constituye un detalle en el cual no sé por qué se perdió.”

 ” Pienso que sería más saludable para el ejercicio político nacional los encuentros francos y abiertos entre las fuerzas políticas sin la necesidad de intermediarios”, manifestó el doctor Esquea Guerrero.

 Sostuvo que el Presidente Leonel Fernández ” sabe mucho de esas cosas”, y al respecto recordó que siendo él (Esquea Guerrero) presiente del PRD, el actual mandatario lo llamó después que en septiembre de 1998 penetró a territorio dominicano el Huracán Georges y devastó el país.

 Refirió que en la ocasión el Presidente Fernández le expuso la necesidad de que el PRD se integrara ” en la medida” de las posibilidades ” a la recuperación del país, y nos pareció muy bien y así lo hicimos”.

 “¿Entonces, por qué no hacer de eso una cultura y reunirnos cuantas veces sean necesarias para tratar las problemáticas de nuestro país?”, se preguntó el Esquea Guerrero al ser entrevistado por el periodista Laureano Guerrero en el programa “Hablan los Líderes” que transmite por el Canal 4 de la Corporación Estatal de Radio y Televisión (CERTV).

 Cree el dos veces diputado perredeísta que el Presidente de la República “debería despojarse de los perjuicios que tiene contra el Partido Revolucionario Dominicano e invitarlo o mismo que a los reformistas ahora que tienen sus nuevas autoridades para que tratemos de resolver junto a los demás sectores de la sociedad, los problemas fundamentales que aquejan a nuestro país”.

 ” Tenemos que desarrollar la política de que el Presidente de la República, en virtud de la autoridad conque está investido, convoque con cierta frecuencia a las principales autoridades de las demás fuerzas políticas para compartir los problemas y tratar de que juntos se les den soluciones”, expresó.

 Esquea Guerrero opinó que “esa conducta desarrollaría nuevos escenarios de concertación”, por lo que no ve razones como para que “los líderes políticos tengamos que vivir permanentemente en enfrentamientos muchas veces sin sentido y personales”.