Descubren archivos secretos durante la guerra
en Guatemala

GUATEMALA (AFP).- La procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala descubrió miles de archivos secretos de la antigua policía sobre desaparecidos y colaboradores durante los 36 años de guerra que vivió Guatemala hasta 1996, lo cual es considerado como un hecho histórico por entidades humanitarias.

   “El hallazgo es uno de los más importantes de los últimos tiempos”, afirmó a la prensa el procurador de los Derechos Humanos, Sergio Morales.

   El magistrado de conciencia dijo que el hallazgo se realizó la semana pasada cuando una comisión de la institución realizó una revisión a la sede del Servicio de Desactivación de Explosivos de la Policía Nacional Civil (PNC), ubicada en la periferia norte de la capital.

   El procurador comentó que debido al papel determinante que tuvo la policía durante el conflicto armado, que dejó 200.000 muertos o desaparecidos, gestionó judicialmente para tener acceso a los archivos.

   Morales precisó que los archivos están almacenados en 14 habitaciones y en ellos hay documentos que datan desde 1905 hasta 1997 cuando se clausuró la anterior Policía Nacional (PN) y nació la nueva PNC como parte de los acuerdos de paz de 1996.

   El titular de la Procuraduría explicó que también se localizó una fosa donde se presume pueden estar enterrados víctimas de la guerra.

   Morales afirmó que la clasificación de los archivos duraría entre cinco y seis años.

   Según el informe final presentado en 1999 por la Comisión del Esclarecimiento Histórico, auspiciado por las Naciones Unidos, la antigua policía realizó acciones de contrainsurgencia y cometió desapariciones, ejecuciones extrajudiciales, torturas y amenazas.

   Sin embargo, el ministro de Gobernación (Interior), Carlos Vielmann, restó importancia al hallazgo al afirmar que los archivos son de dominio público y que están en mal estado.

   El hallazgo es calificado como positivo por organizaciones humanitarias, quienes demandaron la protección de los archivos para que no sean destruidos porque puede ayudar a esclarecer violaciones a los derechos humanos.

   Ante el temor de la destrucción de los documentos, el procurador nombró como depositaria a la propia PNC debido a que antes de llegar a los archivos se debe pasar por los explosivos de esa institución.

   Ante el temor de la destrucción de los documentos, el procurador nombró como depositaria a la propia PNC debido a que antes de llegar a los archivos se debe pasar por los explosivos de esa institución.

   El hallazgo “nos puede dar luz sobre la responsabilidad del Estado en todos los hechos que han enlutado al país y que son una herida abierta en el corazón de nuestro pueblo”, afirmaron las organizaciones humanitarias, indígenas, campesinas, populares y estudiantiles en un pronunciamiento público.

   “Este acontecimiento abre la puerta a recuperar la verdadera historia, a que la población conozca la verdad de los hechos, y quiénes fueron los que planificaron y ejecutaron la persecución más despiadada en donde perdieron la vida más de una generación de dirigentes y miembros de los diversos sectores sociales del país”, agrega la nota, leía por el dirigente Miguel Albizures.

   De acuerdo con las organizaciones, la base fundamental para la no repetición “de crímenes de lesa humanidad radica en la capacidad del pueblo de enfrentar la verdad”.

   Así como “presionar al sistema de justicia para que siente precedentes históricos que amarren las manos de los cuerpos ilegales y aparatos clandestinos, tantas veces denunciados por las organizaciones de derechos humanos”.

   Las entidades, entre las que figura la Fundación de la Premio Nobel de la Paz 1992 Rigoberta Menchú, ofrecieron su colaboración para “el rescate y resguardo de la memoria histórica de nuestro país”.