Descubren cómo una estrella induce a otra a la muerte

http://hoy.com.do/image/article/675/460x390/0/318C74D6-0C18-42B2-A50F-1CE0D41734C9.jpeg

Valencia (España).  EFE.  Investigadores españoles han descubierto cómo una estrella induce a otra a la muerte, en un “asesinato estelar” que transcurre en algo más de media hora y a consecuencia del cual se origina un agujero negro con una masa algo mayor que la del Sol y un diámetro de unos 20 kilómetros.

La revista “Nature” publica esta investigación, realizada por un grupo internacional liderado por Christina Thöne y Antonio Ugarte Postigo, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (Granada, sur de España), en colaboración con Miguel Ángel Aloy y Petar Mimica, de la Universidad de Valencia (este).

En la misma han encontrado una explicación plausible al enigma que propone la “erupción de Navidad”, una erupción de rayos gamma (GRB, por sus siglas en inglés) de más de media hora de duración, que sucedió el 25 de diciembre de 2010.

Esta “erupción de Navidad”, o GRB101225A, según su identificación científica, es el resultado de una estrella de neutrones fusionándose con el núcleo de helio de una estrella gigante y antigua, a una distancia de la Tierra de alrededor de 5,500 millones de años luz.

Este “exótico” sistema binario pasó por una fase en la que la estrella de neutrones penetró en la atmósfera de la estrella compañera gigante y al alcanzar su núcleo se fusionó con él, siendo el resultado una gigantesca explosión, inicialmente invisible desde la tierra, y posiblemente también el nacimiento de un nuevo agujero negro.

La tremenda cantidad de energía liberada por la explosión fue canalizada lejos del centro de la estrella a velocidades cercanas a las de la luz.