Desde platea

Cuaresma

El 40 es un número simbólico, expresa víspera, “preparación”  de algo importante: la Pascua;  es el número de días  que Cristo pasó en el desierto, fueron 40 los días del diluvio, y  40 años los que duró la marcha del pueblo judío.

Pero en los primeros años de la Iglesia, el tiempo de la Cuaresma era variable, siendo en el siglo IV cuando se fijó su duración.  Este tiempo litúrgico, inicia el Miércoles de Ceniza y termina el Domingo de Ramos, cuando inicia la Semana Santa.

La ceniza impuesta en forma de cruz en la frente simboliza la destrucción de los errores y el recordatorio de que: eres polvo y al polvo volverás.

En mi tiempo, durante la Cuaresma, la abstinencia incluía no comer carne los miércoles y viernes. Solíamos colocarnos un crucifijo en el pecho, y realizar viacrucis en las iglesias. Muchas personas aun mantienen estas tradiciones, las mayorías las hemos perdido.

Lo que sí permanece como tradición  entre todos los dominicanos, es el gusto por las habichuelas con dulce, plato obligado de este tiempo de  reflexión.