DESECHOS CONTAMINARÍAN SAMANÁ

Científicos y expertos en gestión ambiental consideran que el desecho o cenizas de las termoeléctricas que queman hulla o carbón mineral es un material altamente contaminante cuando está en contacto con el agua o el aire, aunque es considerado un material útil para la construcción.

Los expertos señalan que el carbono que contiene la hulla tiene significativas concentraciones de metales entre los cuales podrían encontrarse plomo, azufre, estroncio, cadmio y otros considerados como peligrosos por las normas ambientales en la Unión Europea.

Además, señalan, que el almacenamiento de estos desechos es muy costoso. Se requieren millones de dólares para adecuar un lugar, lo que incluye la impermeabilización total del suelo, canales de drenaje y un personal especializado, por lo que empresas que no tienen el más mínimo criterio de seguridad ambiental opta por almacenarlo al aire libre porque así resulta menos costoso, se explicó.

Generalmente, se indicó, estos desechos son utilizados o aprovechados en el campo de los conglomerados para materiales de construcción, como es el caso de los cementos, áridos ligeros, prefabricados de hormigón y ladrillos.

Estos residuos son solidificados cuando se les mezcla con agua. En estas condiciones se denomina “rockash”, una combinación de las palabras en inglés roca y cenizas, pero en realidad es escoria de los hornos o calderas.

Los componentes de este material se encuentran en la Lista de Residuos Peligrosos de la Unión Europea la que además establece requisitos rigurosos para su transporte y almacenamiento, se indicó.

Alejandro Salazar, especialista de la Universidad del Valle de Colombia, en un documento al que tuvo acceso HOY, afirma que si estos residuos son almacenados en ambientes abiertos libre constituyen un peligro si se pone en contacto con el aire o el agua.

Por ejemplo, explica, si se pone en contacto con las aguas de las lluvias, los residuos penetran en la tierra y afectan los recursos hídricos.

En el caso de que estén almacenados al aire libre, agrega, cerca de costas el efecto es peor porque la contaminación produciría efectos irreversibles a la fauna marina porque las lluvias arrastrarían los residuos a la costa.

Ambientalistas locales han advertido que para el almacenamiento de estos materiales traídos desde Puerto Rico, se obviaron controles en el sitio donde el nivel de pluviometría es alto, lo que entienden podría traer consecuencias desfavorables.

[b]CARBÓN COMBUSTIBLE[/b]

Las centrales térmicas para la producción de energía eléctrica deben quemar grandes cantidades de combustible para evaporar el agua. El vapor se convierte en la fuerza motriz para mover los generadores.

En la actualidad la generación eléctrica a partir de carbón mineral es el 25% en el mundo, además de que sus reservas son superiores a los de otros combustibles.

Según el Consejo Mundial de Energía, hay reservas de carbón por 1,031,610 millones de toneladas lo que sería suficiente para abastecer la demanda mundial por 250 años.

Sin embargo, el carbón es el más caro desde el punto de vista ambiental, porque contiene 17% más carbono que el petróleo y un 43% más que el gas natural, por lo que su combustión emiten mucho más carbono o CO2 a la atmósfera.