Despeledeizar la JCE: el gran reto

“Se trató de una visita oportuna, conveniente y necesaria de los partidos que se denominan bloque opositor”. De esa diplomática manera describió el presidente de la JCE,  Julio César Castaños Guzmán, la visita de los representantes de los partidos de oposición, que fueron a entregarle  la primera papa caliente que deberá manejar, sin quemarse en el intento,  el pleno del organismo. Los representantes de los doce partidos de oposición, encabezados por Andrés Bautista, presidente  del PRM, entregaron un documento al doctor Castaños  donde le piden establecer, a la  brevedad posible, un calendario para la reestructuración de las juntas electorales y del Distrito Nacional, que alegan están contaminadas con la presencia de un partido  político  que no creyeron necesario identificar. El propósito es, sostienen, que esos organismos estén integrados por personas imparciales, apartidistas e independientes, escogidas por consenso. También proponen, en ese documento,  que se someta a un concurso de oposición la designación de los responsables de las direcciones de Informática, de Elecciones, de Partidos Políticos y demás áreas técnicas, para que los nuevos titulares, además de capacidad e integridad, tampoco tengan militancia  partidaria ni  lealtades a las cuales responder. No es poco lo que piden esos partidos, tampoco  demasiado si recuerdan que vivimos en una democracia, pero será el Pleno el que pronuncie  la última y definitiva palabra. De lo que no hay dudas es de que  la reunión del próximo 5 de diciembre  será la primera gran prueba de fuego a la que se someterán sus miembros,  que tendrán así  la oportunidad de estrenarse con la papa caliente que, insisto, han puesto en sus manos los partidos  del Bloque Opositor al  conminarlos a   emprender  una tarea ineludible   para que podamos confiar en la imparcialidad de sus decisiones:  despeledeizar de arriba abajo  la JCE que nos dejó de herencia Roberto Rosario.