Desplome pared bloquea tráfico peatones

Por JUAN M. RAMIREZ
Más de cien metros de las paredes que protegen el Hogar Infantil Corazón de Jesús, en el Kilómetro 10_ de la Carretera Mella, en Santo Domingo Este, comenzaron a desplomarse en marzo pasado, lo que ha interrumpido el paso peatonal y parte de la vía principal de la zona.

Sor Enércida Cuevas García, directora del Hogar, se ha dirigido al Ayuntamiento Santo Domingo Este para que por lo menos retiren los escombros sin lograr su objetivo.

Advierte que otra parte de la pared está a punto de desplomarse y provocar una desgracia, ya que por el lugar pasan decenas de personas, entre ellas niños, para dirigirse a la escuela, además de los vehículos que transitan diariamente por la Mella.

Las paredes están casi sobre la misma carretera, por lo que cualquier derrumbe interrumpe el paso peatonal y vehicular por la principal vía de los barrios El Tamarindo; Hainamosa, San Isidro, Guerra, entre otros sectores y localidades.

OBRAS PUBLICAS NO CUMPLIO

En 1997 ingenieros de la Secretaría Obras Pública ampliaron la carretera Mella y pegaron la vía de las paredes del Hogar con el compromiso de que correrían la protección hacia adentro para dejar libre la acera, pero no cumplieron con la obra.

Señaló que luego de comenzar la ampliación, Obras Públicas comenzó a construir la protección del centro, pero la dejaron a media, por lo que las hermanas religiosas tuvieron que asumir su terminación con los pocos recursos que reciben.

Sor Cuevas García sostuvo que el Hogar no dispone de recursos para pagar la retirada de los escombros ni para demoler la otra parte de la pared agrietada, por lo que reclama la urgente intervención del Ayuntamiento de Santo Este y de Obras Públicas.

Las paredes que dividen el Hogar Infantil Corazón de Jesús de la Carretera Mella tiene una longitud de más de 100 metros y la directora del centro teme quedar desprotegida por negligencia de las autoridades.

El lugar donde funciona el centro está dentro de una de las zonas de mayor índices de delincuencia y violencia de la provincia Santo Domingo, como es el Tamarindo, Villa Liberación y los solares de Hainamosa.

Cuevas García expuso que una de las paredes se desplomó la noche del 27 de marzo, en medio de las lluvias y desde esa fecha los peatones tienen que caminar por la carretera con el peligro de ser atropellados por los vehículos.

“Nosotras fuimos al Ayuntamiento Santo Domingo Este a pedir una cita, no nos la dieron, después que cayó la pared fuimos nuevamente a reportar el hecho, nos dijeron que mandarían una brigada, todavía la estamos esperando”, expresó

LO QUE NO HACE EL ESTADO

El Hogar Infantil Corazón de Jesús se dedica a socorrer niñas huérfanas y abandonadas de diferentes partes del país, con lo que las hermanas religiosas ayudan  a que menos adolescentes se prostituyan y sean lanzadas a las calles a mendigar.

Sor Cuevas García expresa que el Hogar se desenvuelve por la misericordia de Dios, ya que la subvención que reciben por parte del Gobierno le fue reducida considerablemente.

Precisó que de RD$62,500 que recibían el año pasado por parte del Consejo Nacional para la Niñez (CONANI) este año apenas reciben RD$50,000.

Con los recursos que reciben el Hogar paga al personal que labora, tanto en la cocina, lavandería, porteros, chofer, así como los servicios, por lo que tiene hacer malabares para sostenerse.

El Hogar Infantil Corazón de Jesús lleva 30 años funcionando, y a pesar de los aportes que hace a la sociedad en vez de aumentarle la subvención ha sido rebajada en varias ocasiones.

Sor Cuevas García puntualiza que en principio recibía RD$70,000, luego el Gobierno la redujo a RD$62,500 hasta bajar a RD$50,000 este año.

Sostuvo que el centro de acogida se mantiene por la misericordia de Dios y algunas personas que colaboran, porque reconocen la labor que se ejecuta en el centro.

Señaló que actualmente el Hogar acoge a 60 niñas desde cinco a hasta 18 años, donde permanecen las 24 horas, reciben alimentación adecuada, vestidos y educación, formación humana y espiritual.

Sor Cuevas García señala que además las muchachas reciben educación sobre manualidades, costura y otros oficios, con la finalidad de que aporten a la sociedad cuando salgan del hogar.