Desprendimiento losa aislante Discovery preocupa a la NASA

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/93865E80-EAD4-4BFD-BF73-DA03C22866FA.jpeg

Washington, 27 jul (EFE).- El desprendimiento de trozos de loseta aislante en el momento del lanzamiento del “Discovery” preocupa a los expertos de la NASA, que recuerdan el accidente del “Columbia” hace más de dos años.

   El transbordador “Discovery” inició ayer martes una misión durante la que abastecerá de equipos y vituallas a la Estación Espacial Internacional (ISS).

   Pese a las dudas que rodeaban el funcionamiento de uno de los cuatro sensores del tanque externo de combustible, el lanzamiento desde el Centro Espacial Kennedy se realizó sin contratiempos.

   Sin embargo, las cámaras instaladas en la estructura de la nave detectaron el desprendimiento de un trozo de loseta aislante de unos cuatro centímetros.

   También evidenciaron que otro posible material aislante se soltó del tanque externo a los pocos minutos del lanzamiento sin haber golpeado a la nave.

   “Estamos examinando las imágenes, foto por foto”, señaló John Shannon, director de operaciones de la NASA.

   Bill Parsons, director del programa de transbordadores de la NASA, indicó que en un primer momento los expertos no habían detectado nada anormal.

   “No obstante, vamos a examinar cada imagen fotográfica, foto por foto”, para determinar la situación, reiteró.

   El análisis de las fotografías será particularmente importante debido a que una loseta de espuma aislante del tanque externo causó el accidente del transbordador “Columbia” el 1 de febrero de 2003.

   La loseta perforó la estructura de la nave y causó su desintegración cuando regresaba de una exitosa misión científica. En la catástrofe perecieron sus siete tripulantes.

   Ese accidente obligó a la NASA a hacer modificaciones en la estructura de la nave y aumentar el número de cámaras en el cuerpo externo del transbordador.

   Fuentes de la NASA señalaron que el próximo domingo más de 100 expertos que participan en el análisis de las fotografías tendrán información suficiente como para determinar si el transbordador corre algún riesgo.

   En el caso de que consideren que existe un peligro grave para los astronautas, éstos podrán refugiarse en la ISS a la espera de una misión de rescate que sería realizada por el “Atlantis”.

   No obstante, los expertos aclararon que este tipo de desprendimientos ha ocurrido en otras misiones sin haber causado problemas de ningún tipo, excepto en el caso del “Columbia”.

   La nave cuenta con más de cien cámaras en su estructura exterior, más de 30 que las instaladas en el Columbia.

   Esas cámaras tienen como propósito dar una mejor visión de los daños que puedan haberse producido en el lanzamiento como resultado del desprendimiento de losetas y la formación de hielo, señalaron.

   “Junto con las cámaras en Tierra y dentro y fuera de la nave, el sistema nos proporcionará una visión sin precedentes del transbordador durante el lanzamiento”, dijo Bob Page, director del equipo encargado de esas cámaras.

   El análisis de las fotografías se sumará a las inspecciones que llevarán a cabo los astronautas de la estructura de la nave cuando realicen tres actividades extravehiculares (EVA) o “caminatas” espaciales.

   Pero el problema pareció no afectar el ánimo de los siete tripulantes que habían tenido que aceptar la postergación del lanzamiento el 13 de julio cuando se advirtió del problema de uno de los sensores de combustible.

   “No habría podido pedir un mejor viaje”, señaló la comandante Eileen Collins luego de que el “Discovery” quedara instalado en una órbita terrestre desde la cual emprenderá su viaje hacia la ISS.

   “El lanzamiento del transbordador espacial Discovery es el comienzo del nuevo viaje de EEUU hacia la Luna, hacia Marte y más allá”, señaló George Diller, uno de los controles de la misión.

   Hace dos años el presidente de EEUU, George W. Bush, anunció planes para un nuevo viaje tripulado hacia la Luna, así como viajes también tripulados a Marte y a otros planetas en las próximas décadas. EFE