Después de Semana Santa
¿qué hacer ante los excesos?

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/C3A67D53-E2A5-4623-BB2E-57AB1BEF89D4.jpeg

La Semana Santa 2007 finalizó, y muchos de los que se fueron tuvieron a su disposición varios días para el disfrute. Pero de seguro, el descanso resultó agotador, por eso para recuperarse de las consecuencias de los excesos, aquí algunos consejos

HELEN JÁQUEZ

La época de Cuaresma es un período de recogimiento espiritual, en el que las personas dedican su tiempo a la reflexión y reencuentro con el Señor. Es también, una época para salir de la rutina y dedicarse al descanso, dejar atrás el estrés y realizar actividades de esparcimiento tanto física como mental.

Romper la rutina en busca de descanso implica, en ocasiones, realizar actividades, que pese a ser diferentes, resultan al final de la jornada igualmente agotadoras.

Ir a la playa, al río, organizar una excursión a la montaña o visitar en el campo algunos familiares, pueden ser una experiencia inolvidable, pero también genera desgaste físico de los cuales usted debe de recuperarse rápidamente para no regresar a la cotidianidad con el cansancio generado por el descanso. Vea aquí algunas consideraciones a tomar en cuenta al término de la Semana Santa.

Patologías después de Semana Santa  

La mayoría de la población en estas cortas vacaciones tiende a abusar de la exposición al sol. Sino se llevaron de las recomendaciones previas para protegerse adecuadamente de los rayos del sol o de cualquier otro exceso es posible que, a partir de hoy, comience a ver y sentir los estragos producto de esta situación.

Según el doctor Igor Bassa Kury, presidente de la Sociedad de Dominicana de Dermatología, las lesiones más comunes son las quemaduras de primer y segundo grado. “Las personas suelen regresar con un enrojecimiento en toda su piel, ardor o picor en toda la superficie del cuerpo, que pueden impedir o imposibilitar la incorporación inmediata a las labores cotidianas”, dice.

A las personas que no se protegieron adecuadamente de los rayos del sol lo primero que el especialista recomienda es usar crema humectante, varias veces al día, alternada con lociones de hidrocortisona al 1% en todo el cuerpo, incluyendo las orejas y la parte superior del cuello.

Esto añadido a un analgésico aliviará las molestias de las quemaduras causadas por la excesiva exposición al sol.

Cuando las quemaduras inicien el proceso de descamación, el doctor recomienda, no desprenderse la piel o las escamas, pues pueden quedar manchas claras u oscuras.

Procure hidratarse bien, principalmente con agua y jugos naturales, además de someterse a una dieta rica en verduras, vegetales y frutas; evitando las grasas y los carbohidratos para reestablecer el cuerpo de la deshidratación y posible insolación.

Otras de las reacciones de la piel maltratada por el exceso de sol son las ampollas. Se recomienda no tocarlas, es necesario dejar que se desbaraten por sí solas.  Lo que si resulta prudente es colocar compresas de solución salinas.

Ante la gran cantidad de personas que en esta época asistió a balnearios, playas y montañas, dice el especialista,  es normal el incremento de casos de dermatitis por contacto. Estas pueden ser agudas, presentando síntomas de dolor intenso, picor y ampollas. Ante esta situación, el doctor Bassa Kury recomienda aplicar compresas de solución salina o acetato de aluminio, acompañada de una crema de hidrocortisona y un analgésico para disminuir la sensación de quemadura.

Otras afecciones dermatológicas que se incrementan durante la Semana Santa, producto del contacto piel a piel o el uso de ropa u objetos de personas afectadas, son dermatitis irritativas y herpes labial.

En estos casos se recomienda la utilización de ungüentos que tengan como base vitaminas A y D. Si las molestias son muy graves lo prudente es visitar un dermatólogo lo antes posible.

Un ambiente de relajación

Las velas son ideales para crear un estado de relajación físico y mental. Desde tiempos remotos el fuego se le ha atribuido un ente vivo. Hay quienes mantienen que su naturaleza sutil posee una energía cuya visión hace trascender a otro estado de la conciencia. Por eso, las velas siempre han sido parte esencial de ceremonia y rituales como fuente de conexión con lo mágico o lo sagrado. Las velas crean ambientes especiales, perfuman, potencian la meditación y la concentración, lo que conduce a lo más íntimo de su ser.

Acupuntura

No hay nada mejor que una sección de acupuntura para rehabilitar el cuerpo. En los que un especialista sabrá donde colocar las agujas en los puntos adecuados para poder relajar toda la tensión que su cuerpo pueda acumular.

Un día de spa

No tiene que dirigirse a un salón-spa para recibir los beneficios que brinda un cuerpo libre de tensiones. Convierta su baño en un spa y disfrute de la aromaterapia, sólo necesitará unos cuantos aceites esenciales. Si se encuentra agotado físicamente, prepare un baño caliente aromatizado con unas gotas de esencia de romero, naranja, manzanilla, o sándalos.

Un extra de cuidados: mascarillas

Estas se convierten en grandes aliadas para revitalizar la piel y borrar los signos del cansancio. Tienen la ventaja de ofrecer efectos visibles en muy poco tiempo, ya que aportan de inmediato sus principios activos. Hay mascarillas de arcilla, barro, algas, filmógenas y cremosas.

Sol, cloro, sal, arena: pelo maltratado

La semana que recién finalizó, si fuiste a la playa, fueron días dañinos para el pelo, así que vea aquí unos consejos para recuperar la salud de su cabellera:

• Para recuperar el brillo, mezcle un tercio de champú y un tercio de vodka; y lave el pelo con este preparado.

• Mezcle dos yemas de huevo, una cucharada de ron y otra de aceite de ricino, aplíqueselo antes de lavar la cabeza; dejándolo por 20 minutos.