Destrucción de la Amazonía

Frank Tejada Cabrera.

La Amazonía es el bosque tropical más grande del planeta tierra, con 7,000,000 de kilómetros cuadrados, de los cuales se ha destruido un 20% de 1970 al 2019, vía la deforestación, para ir agregando tierra a la urbanización, agricultura, ganadería, minería y dar fuego por gusto por vandalismo del ser humano. La Amazonía es una región que comprende nueve países; siendo Brasil el que tiene mayor cantidad del área, con un 65% y le siguen Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Surinam y Guyana. Sin embargo, la humanidad tiene la creencia que está solamente en Brasil y por eso, el actual Presidente de Brasil ha declarado que ese país puede hacer lo que quiera con la región, porque es de ellos.

Se estima que produce el 20% del oxígeno mundial y tiene el 50% de las especies forestales del planeta tierra, donde hay plantas totalmente desconocidas, que podrían solucionar uno de los problemas de la humanidad, que es controlar el aumento del cáncer entre los humanos, que en los últimos años ha provocado muchas muertes. En la región hay varias ciudades como Brasilia, la capital de Brasil, que para su construcción hubo que eliminar bosques y así otras ciudades en los nueve países, que integran la región. Hay una diversidad grande de animales como monos, jaguares, pumas, siervos, delfines tan exóticos como el delfín rosado, caimanes y todo tipo de reptiles, así como todas variedades de aves.

La región tiene el río Amazonas, que nace en Perú, a 192 kilómetros del océano Pacífico y desemboca en el Atlántico, cruzando a Brasil, en el cual hay todo tipo de peces. Para que se tenga una idea del tamaño del río, es superior en largo y cantidad de agua al río Nilo en Egipto. El Amazonas es navegable en la mayoría de este y en la desembocadura tiene un ancho enorme en kilómetros. La gran abundancia de aguas fértiles por la cantidad de tierra está contribuyendo a alimentar el sargazo que llega a las playas del Caribe y México. El río Amazonas tiene un potencial económico que todavía no se ha podido determinar.

La deforestación ha contribuido a que Brasil haya destinado grandes cantidades de tierras a producir pastizales para la ganadería bovina, convirtiendo a ese país en uno de los mayores exportadores de carne de res al mercado internacional. Asimismo, se han destinado grandes extensiones de tierras a la producción de caña de azúcar, para producir etanol. En Brasil el transporte vehicular se mueve usando etanol de la caña de azúcar. También se destina tierra a producir grandes cantidades de soya para el consumo nacional y las exportaciones. La carne de exportación es del cruce de las razas Cebú con la Angus, con la cual se logra carne de alta calidad, con una aceptación de primera en el mercado externo. En América Latina, Brasil es el principal país en las exportaciones de carne de res, lo cual se logra deforestando tierra, cultivando pastos y luego se dedican a la crianza de animales para la carne. Con ganado especializado, usando poco el ganado de doble propósito. Es necesario planificar el uso de la Amazonía.