Detalles

Aceptar y callar

DOHA, Catar.- Los valores humanos han perdido importancia dentro de la actual sociedad, la que en diversos aspectos ha sido atacada y aplastada por una globalizacion de nuevas y polémicas costumbres, comportamientos reñidos con los antiguos cánones de una escala donde la ética, la moral eran imprescindibles.

Ante esta situación, la gente conservadora, los de edad avanzada, no han tenido más remedio que aceptar y adaptarse a regañadientes, a los cambios en el comportamiento humano.

Hay temas, como la eutanasia, los matrimonios gais, el aborto que no se quieren tratar públicamente, pues generan tal contradicciones que a veces hasta resulta agobiante hablar de ellos.

Pero, no solo estos temas son alborotadores, también opinar acerca de las adopciones de niños por parte de parejas homosexuales, los embarazos in vitro, vientres de alquiler, y otros asuntos, son delicados. Hay que tener tacto para hacerlo debido a que la libertad de expresión muchas veces es sofocada por la intolerancia. Desgraciadamente, la sociedad actual, como la de antaño, no ha avanzado mucho en cuestiones de hipocresía. Algunos comportamientos son repudiados, internamente, por la gente, pero prefieren fingir, por temor de que les acusen de intolerantes y mil diabluras, y aceptan y callan.

Los que no han querido aceptar en silencio algunos de los temas arriba mencionados, son los famosos diseñadores italianos Steffano Gabano y Domenico Dolce, a quienes se les olvidó o desconocían lo complicado que es hoy día expresarse en los medios de comunicación o las redes sociales, pues sus declaraciones acerca del modelo de familia que ellos tienen, ha levantado una polémica mundial que podría incluso afectar a la empresa de ambos.

Dolce, de forma auténtica, se atrevió a decir en una entrevista lo siguiente: “Soy gay, no puedo tener un hijo. Creo que no se puede tener todo en la vida y es incluso bonito privarse de algo”.

“No me convencen aquellos que yo llamo los hijos de la química, los niños sintéticos, úteros de alquiler, casi elegidos por catálogos Y después ve a explicarles a estos niños quien es la madre”.

“Ni siquiera los psiquiatras son capaces de afrontar los efectos de esta experimentación”.

Mientras unos les atacan, los defensores de los diseñadores manifiestan no están de acuerdo al boicot en contra de Dolce&Gabana, alegando que todo el mundo tiene derecho a la libre expresión y a la tolerancia que tanto abogan los gais,

Steffano Gabana y Domenico Dolce mantuvieron durante años relaciones sentimentales.