Detalles. Promoción a RD

La campaña internacional de descrédito al sector turístico de la República Dominicana que se llevó a cabo el pasado año, durante unos meses tuvo consecuencias negativas para el mencionado sector, afectando principalmente la parte este del país.
En esta zona están ubicados modernos y lujosos complejos hoteleros cuyas cadenas dejaron de percibir sumas importantes, que benefician a la nación, pues la llamada “industria sin chimenea” es una de las fuentes de divisas que dan vida a la economía de nuestra patria, además de generar gran cantidad de empleos.
El 2019, bajaron los beneficios en el sector turismo. Los constantes bombardeos de supuestos fallecimientos en hoteles resultaron demasiado dañinos, pese a que las difamaciones no tenían fundamentos, solo estaban orientadas a disminuir maliciosamente el número de visitantes al país. Finalmente, al menos quien esto escribe, nunca me enteré de quiénes movían los hilos en la campaña internacional de descrédito, una trama muy bien orquestada que les funcionó perfectamente durante unos meses. Pese a todo ello, según informes oficiales, turismo registró ingresos por más de 46 000 millones de dólares. Un dineral.
El Gobierno dominicano, a través del Ministerio de Turismo, ha tomado medidas para poner freno a la situación llevando a cabo campañas diversas para mejorar la imagen de nuestro país y me imagino que han tenido que gastar altas sumas de dinero para traer a varias personalidades como el expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, y la famosa cantante María Carey, el primero jugando golf, manifestando la seguridad que hay en la República Dominicana, y la artista, celebrando la llegada del 2020 en un hotel en Punta Cana.
Utilizar la imagen de personalidades para proyectar algo nacional o internacional es una táctica muy usada. A muchos famosos se les paga para que asistan a fiestas y ceremonias diversas para elevar el “caché”, del evento.
No son pocos los famosos que viven del cuento asistiendo a actividades para promocionar algo.
Recuerdo cuando el príncipe de Mónaco, Alberto, fue invitado a dar el primer picazo del proyecto Perla Golf Marina & Spa, y si la memoria no me falla, también estuvo presente en la inauguración de una torre de lujo en Santo Domingo.
Se comentó que el príncipe Alberto recibió alrededor de un millón de dólares, por poner sus pies reales en esta bella tierra.