Detalles
Como debe ser

MADRID, España.- Luego de insistentes años de luchas en los que se incluyen importantes fracasos electorales, Mariano Rajoy  se ha convertido en el presidente de esta nación con un alto porcentaje de votos que ha sido considerado como histórico.

 El triunfo de Rajoy, mil veces predecible, ha dejado muy mal parado al Partido Socialista Obrero Español PSOE y a su candidato Pérez Rubalcaba, pese que unos siete millones de ciudadanos españoles le brindaron su respaldo, lo que particularmente encuentro una cifra excesiva debido al visible rechazo que experimentaba esa organización política en los últimos tiempos debido a la crisis económica y el manejo de la misma.

Las elecciones del pasado domingo transcurrieron tranquilamente, sin sobresaltos. Al poco tiempo del cierre de urnas electorales se dio a conocer el triunfo del candidato de Partido Popular, Mariano Rajoy y la posición en que quedaron los demás partidos en todo el territorio nacional, sin ningún tipo de angustias, sin las largas esperas de boletines de la Junta Electoral, rumores de fraudes,  etcétera, como debe ser en  un país del primer mundo.

De su parte, Rajoy ha logrado el sueño por el que ha luchado durante años. Esperó y luchó con una paciencia bíblica como Job, hasta que lo consiguió, gracias principalmente a la estrepitosa bajada económica de España, que tiene a esta nación en el filo de la navaja en la economía de la Unión Europea.

Ahora le espera a este líder político una tarea dura: tratar de buscar soluciones a cada uno de los graves problemas que atraviesa esta nación y sobre todo llevarla al plano de credibilidad económica internacional.