Detalles
El espíritu de la Navidad se alejó

Este año el espíritu de la Navidad no ha querido visitar nuestro país y, como consecuencia, los días de diciembre han transcurrido de manera similar a otros meses del año, con los cotidianos sobresaltos producto de escandalosas acciones vinculadas al narcotráfico y al lavado.

Desafortunadamente, ni siquiera se ha respetado el 24 de diciembre, y la palabra “paz”, tan de boga en este periodo,  fue suplantada por la violencia.

¡Qué lástima! Mucha gente no quiere entender que es preferible comerse un pan vacío con tranquilidad y no  caviar con champagne en guerra. 

Porque la gente que está metida en ese bajo mundo  lleva una vida intranquila y, cuando no están huyendo, los andan buscando.

Entonces, ¿de qué vale tener tantas mansiones, apartamentos de lujo, carros de las famosas marcas, yipetas, etcétera? Pienso que ni siquiera son inteligentes, pues  están en zozobra las 24 horas del día, durmiendo con un ojo abierto y otro cerrado. Lo peor de todo es que arrastran a sus familiares cercanos y  colocan en una situación de peligro incluso a sus propios hijos en esa vorágine de locura.

Desgraciadamente, lo que origina estos problemas es principalmente la ambición desmedida y la vanidad.

No es que la gente no tenga deseos de superación, sino que simplemente se  detenga a pensar que todo debe obtenerse dentro del canon de la ética y la moral humana.

Cuando los seres humanos se hacen insaciables en la obtención de riquezas, también se hacen estúpidos; no piensan.

La ambición les nubla todo  entendimiento razonable y por eso finalmente caen en una trampa de la que es difícil salir.

Siempre debemos recordar que el dinero mal habido se lo lleva el viento, la justicia de Dios es eso precisamente: justa, y siempre estará presente para juzgar nuestros actos, ya sean buenos o malos. Nadie se escapa, ni se burla de esa justicia.

Ojalá que la paz del Señor realmente esté con todos y cada uno de nosotros y que nos permita disfrutar, a nosotros y a nuestros familiares y amigos  un buen término de este  año 2009.