Detectan un gen que deja sin efecto al último antibiótico sin resistencias

gen

Londres. Un grupo de científicos ha detectado en China un gen que otorga resistencia a las bacterias contra la colistina, la última línea de defensa que utiliza la medicina cuando los demás antibióticos no son efectivos, según publica hoy la revista “The Lancet”.

El gen mcr-1, que vuelve inmune contra esos antibióticos a bacterias comunes como la E.coli, está extendido entre poblaciones porcinas y humanas en el sur de China, según el trabajo elaborado por investigadores de la Universidad de Agricultura de Pekín y la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido.   El mcr-1 se ha encontrado en moléculas de ADN que pueden replicarse y transmitirse entre diversas bacterias, lo que conlleva un “alarmante potencial” para que se extienda la resistencia a la colistina, según el trabajo.

“Estos resultados son extremadamente preocupantes”, afirmó Jian-Hua Liu, autor principal del estudio.   “Hasta ahora, la resistencia a la colistina solo podía producirse por mutaciones de cromosomas, lo que significa que era inestable y no se podía expandir hacia otras bacterias”, explicó el investigador.   “Nuestros resultados revelan la aparición del primer gen resistente a la polimixina (colistina y polimixina B) que ya se ha transmitido entre bacterias comunes”, dijo Liu, que considera “inevitable” la expansión de bacterias con “resistencia completa” a los antibióticos.   Durante un test rutinario en alimentos para animales para detectar microbios resistentes, el grupo del investigador chino aisló una cepa de E.coli procedente de una granja porcina intensiva en Shanghái que mostró resistencia a la colistina.

Ese hallazgo llevó a los científicos a recoger, entre 2011 y 2014, muestras en mataderos porcinos en otras cuatro provincias chinas, así como muestras de carne en 30 mercados y 27 supermercados.   También han analizado muestras bacterianas recogidas de pacientes que presentaban infecciones en hospitales de las provincias de Guangdong y Zhejiang.   Sus investigaciones demostraron una amplia presencia del gen mcr-1 en bacterias E.coli procedentes de animales (en 166 de 804 análisis), así como en muestras de carne cruda (en 78 de 523 exámenes).