Detienen sospechosos Madrid

http://hoy.com.do/image/article/19/460x390/0/E3D2DA97-C0B7-4232-89B6-049CAC456E64.jpeg

MADRID (AP).- La policía española arrestó el jueves a cinco sospechosos por los atentados del 11 de marzo y presentó a otros cinco ante un juez. El total de detenidos aumenta a 11, informaron fuentes judiciales.

En Marruecos, la policía detuvo a varios sujetos vinculados a Jamal Zougam, un sospechoso clave que al parecer tiene nexos con al-Qaida.

El número de muertos en los ataques aumentó a 202 después que las autoridades anunciaran la muerte de una peruana de 22 años, herida en los atentados. La cifra iguala ahora el número de personas muertas en los atentados suicidas contra varios clubes nocturnos en la población indonesia de Bali en octubre del 2002.

La policía detuvo a otros cuatro magrebíes por sospechar que están ligados a los atentados ferroviarios de Madrid de la semana pasada, dijeron el jueves fuentes judiciales.

Tres de ellos fueron detenidos en Alcalá de Henares, una ciudad situada en las afueras de Madrid donde tres de los cuatro trenes atacados el 11 de marzo iniciaron su viaje, agregaron las fuentes que hablaron a condición de guardar el anonimato.

El cuarto sospechoso fue detenido en una ciudad del norte de España, Oviedo. Según los informantes, las detenciones fueron practicadas la noche del miércoles y en la madrugada del jueves.

De los dos nuevos sospechosos, uno fue detenido en Oviedo, capital de la provincia norteña de Asturias, dijeron fuentes judiciales. La policía cree que tuvo una intervención directa en los atentados y podría haber participado en los ataques suicidas de la ciudad marroquí de Casablanca, en los que murieron 33 personas y 12 de los atacantes en mayo del 2003, según la cadena radial Ser.

No fueron facilitados muchos detalles del quinto sospechoso, y despachos de prensa españoles indicaron que en un magrebí del norte de Africa.

En Alcalá de Henares, a 29 kilómetros al este de Madrid, la policía encontró una furgoneta con varios detonadores y una cinta de audio con versículos del Corán, horas después de los atentados. Un testigo dijo que vio a tres hombres con el rostro cubierto por pasamontañas pese a lo atemperado del clima, cuando se dirigían del vehículo a la estación ferroviaria cargados de bolsas y mochilas, horas antes de los ataques.

Por lo menos tres de los detenidos son marroquíes y dos indios. Fueron detenidos el sábado, dos días después de los ataques, además de un argelino que es interrogado para establecer si tuvo conocimiento apriorístico de los ataques. El marroquí Jamal Zougam, de 30 años, es considerado el sospechoso clave. Los cuatro detenidos anunciados anteriormente el jueves podrían ser marroquíes, aunque las autoridades no han confirmado aún oficialmente su nacionalidad.

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo interrogará el jueves por la tarde a los tres marroquíes y a los dos indios para determinar si son puestos en libertad o continúan detenidos. Los cinco llegaron a la Audiencia en medio de extraordinarias medidas de seguridad y el interrogatorio seguramente se prolongará hasta bien entrada la noche.

Por otra parte, un juez interrogó el jueves a Imad Yarkas, el presunto líder de una célula de al-Qaida en España que se encontraba ya encarcelado en España antes de los ataques del 11 de marzo bajo sospecha de haber colaborado en la planificación de los atentados contra Estados Unidos.

Los cinco se encuentran detenidos bajo las previsiones de la ley antiterrorista, por lo que pueden permanecer incomunicados durante cinco días. El plazo acaba el jueves a no ser que sea prolongado por el magistrado.

Las autoridades habían dicho que los muertos por los atentados del martes sumaron 201. Pero el jueves, el gobierno regional de Madrid indicó que solamente fueron identificados 194 cadáveres y que la cifra definitiva no será conocida antes de la próxima semana.

La policía española busca a otras 20 personas _ casi todas ellas marroquíes _ para interrogarlas.

Los organismos policiales y se seguridad de la Unión Europea y Estados Unidos colaboran con las autoridades españolas en la investigación.

Una semana después de los atentados ferroviarios, la alcaldía de Madrid anunció el jueves que serán levantado un monumento en otros de los muertos cerca de la estación de Atocha, donde fueron atacados dos de los cuatro trenes.

“Sentí el golpe”, afirmó Pedro Valdía, un jubilado de 53 años. “La gente está asustada”.

En Marruecos, la policía detuvo a varios allegados de Zougam y otros conocidos para interrogarlos, dijo un funcionario marroquí próximo a la investigación que habló con The Associated Press a condición de guardar el anonimato.