Detrás del ring. Primitivo cadete

Mangú Valera puede volver a ser campeón mundial
Alcanzar la categoría de campeón mundial, en cualquier deporte, no es tarea fácil, más aún cuando se trata de una disciplina tan practicada en el universo como es el boxeo.
No es casual la existencia de tantos organismos para regir un deporte como el de las narices chatas y los puños enguantados. Una explicación, además de la económica, entre otras, pudiera ser precisamente el elevado número de quienes incursionan en el mismo en todo el mundo.
De ahí tenemos entidades como el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), la Asociación Mundial (AMB), la Organización Mundial (OMB) y la Federación Internacional (FIB).
En consecuencia, adjudicarse un título mundial con el aval de uno de esos organismos requiere de grandes esfuerzos y sacrificios, mucha disciplina y rodearse de un buen equipo de trabajo.
Pero si la aspiración es ser campeón en la categoría semi pesada parece que los esfuerzos son aún mayores, por lo menos en el caso de República Dominicana.
De los casi 20 campeones mundiales que ha tenido el país, apenas uno, Félix –Mangú- Valera, ha logrado coronarse en esa división.
Sin embargo, su reinado fue efímero, como ocurre con todos los monarcas dominicanos, que tras ganar el cetro lo pierden en la primera defensa y el mejor de los casos en la segunda. Valera se hizo campeón mundial semi pesado cuando el 23 de agosto del 2015 derrotó por decisión a Stanislav Kashtanov en Rusia. Perdió la faja en la primera defensa, en Moscú. Cayó ante Dimitry Bivol, su única derrota en 14 peleas.