Devaluación del peso es el peor enemigo del nuevo sistema de salud

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/E891DF05-C936-400F-ABFC-317A45231D78.jpeg

El presidente de la Confederación Patronal de la República (COPARDOM) advirtió ayer que el peor enemigo que tiene el nuevo sistema de salud en estos momentos es la devaluación de la moneda nacional y por ende, la inflación.

Virgilio Ortega Nadal dijo, además, que esta situación ha producido unos incrementos de costos que han impedido que los proveedores de salud y los adquirientes del servicio, se pongan de acuerdo.

“Además de los intereses de cada sector, como los médicos, que pretenden RD$500.0 por consulta y el plan básico de salud tenía establecido RD$1.50”, añadió.

No hay un acuerdo en cuanto al costo del plan básico de salud y hay que seguir trabajando en eso, dijo Ortega Nadal, tras lo cual agregó que mientras no se logre una estabilidad macroeconómica, será muy difícil la aplicación del nuevo régimen de salud.

Con relación a la posposición del sistema de salud para agosto, resaltó que los sectores patronal y laboral entendieron que no estaban dadas las condiciones para poder empezar dicho sistema.

El sistema de salud ha sido pospuesto varias veces y su inicio estaba previsto para este miércoles 1º de abril, pero recientemente fue postergado para agosto.

Ortega Nadal dijo que hay una serie de puntos pendientes de solución y que se está trabajando seriamente para concluirlos. Se le preguntó si considera que ésta sería la última posposición, a lo que respondió: “La posición del sector empleador ha sido siempre no poner una fecha, para no quedar mal y hacer un esfuerzo en concluir las etapas y los pasos que hay que dar para poder arrancar”.

Expresó que el elemento clave que hay que resolver para poder iniciar el sistema de salud, es la doble tributación por parte de trabajadores que cotizan en dos entidades de salud diferentes.

Estos están afiliados al Instituto de Seguros Sociales (IDSS) y otra entidad privada prestadora de salud, lo que entiende hay que definir en cuál entidad se queda el afiliado, antes de iniciar el sistema.