Día de la Danza
homenaje al arte del
ritmo y el movimiento

http://hoy.com.do/image/article/135/460x390/0/35F2CBEB-85B6-4BBF-B465-01DE3CC108A2.jpeg

CARMEN HEREDIA DE GUERRERO
carbosco@hotmail.com
(2 de 2)
La danza como arte. ¿Quién no ha disfrutado alguna vez un espectáculo de danza? ¿Quién no ha vibrado ante el lirismo de la danza clásica, o se ha emocionado ante la fuerza telúrica de la danza moderna? ¿Quién no se ha transportado en alas de la danza ritual a épocas remotas? ¿Nos hemos preguntado alguna vez qué genera esta magia en la danza, que produce estos efectos?

La respuesta la encontramos al conocer los dos componentes esenciales de la danza: ritmo y movimiento. Todo en la naturaleza es ritmo y aquí reside la esencia de la vida.

La percepción del ritmo, de los sonidos repetitivos de la naturaleza produjo en el hombre excitación estética, y a partir de entonces comienza a crear su propio ritmo, con el batir de palmas o el golpear continuo de los pies sobre la tierra; más adelante el hombre incorpora al ritmo los movimientos del cuerpo, brazos, piernas, y obtiene los fundamentos básicos de la danza.

En los más simples movimientos corporales y en aquellos repetitivos, producidos a compás como en la cadencia de los remeros, de los segadores de mies o de los cortadores de caña, existen elementos plásticos. Cuando el hombre logra utilizar de manera coordinada y estética estos movimientos, se convierte en hacedor de danza, y cuando la construcción plástica del creador es coherente, dinámica y armónica, la danza adquiere categoría de arte.

En la Edad Media  se desarrolla un nuevo sistema socio-económico: el Feudalismo. La Iglesia juega en este largo período de la historia un papel preponderante e impregna  toda la cultura del espíritu religioso. La danza en este tiempo fue de las artes más combatidas, pues según los criterios de la época, se utilizaba el cuerpo humano como instrumento expresivo del disfrute de la vida terrenal.

La figura del diablo con diferentes nombres se convierte en protagonista. Los grandes diablos cornudos se entregan a danzas espantosas. Surgen las danzas macabras, las danzas de brujas, las danzas de San Vito y de los Flagelados.

Por otra parte, aparece el juglar y la Danza Juglaresca y La Morisca –crónica coreografiada de combates entre moros y cristianos. En contraposición, lejos de los burgos se desarrolla una cultura más libre, aparecen las danzas campesinas que cantan a la vida,  y  dan origen al folclor.

En la alta Edad Media la aristocracia danza en los palacios. La danza más conocida de esta etapa fue la “carola”.

Zoom

El Renacimiento

Lo nuevo

El Renacimiento trae un nuevo sistema de vida, un nuevo pensamiento, una nueva doctrina: el humanismo. El hombre dueño de su destino es el protagonista. Las fiestas a la romana y el carnaval adquieren gran apogeo. Se inician las mascaradas que son ya espectáculos coherentes, anticipando lo que luego se conocerá como balleto en Italia y ballet en Francia.

Surgen las danzas preclásicas: la Base Dance, la Branle, la Pavana, la Courante, la Alemanda, la Zarabanda, la Giga, el Minué, la Gavota, el Rigodón y otras. Aparece el maestro de danza. El ballet que nace en Italia pasa a Francia, llevado de la mano de Catalina de Médicis. El  15 de octubre de 1581 se presenta en el Palacio del Petit Bourbon, en Francia, “El Ballet Cómico de la Reina” que marca el inicio de la danza clásica o ballet como arte representativo, el que se irá desarrollando hasta alcanzar la profesionalidad, pasando del salón palaciego al escenario.