Día de las Madres es nostálgico para los hijos que las perdieron

Hijos fueron a rendir tributo

A pesar de ser, para la gran mayoría, un día festivo para compartir con el ser amado que lo trajo al mundo; para otros, la celebración del Día de las Madres los sumerge en la nostalgia de recordar la pérdida de su progenitora. Por tal motivo, los cementerios se convierten en el lugar preferido para acercar sus recuerdos.

En un recorrido por el cementerio de Cristo Rey y el Nacional de la avenida Máximo Gómez, en la capital, el dolor y la indignación fureon constatados. “Tan feos, to’ se lo robaron, to’. Los santos eran de yeso”, fue el lamento de Agustina Medina Cordero, de 100 años, quien limpiaba la tumba de su madre en el cementerio de Cristo Rey y narró una historia conmovedora.

Expresó que hace 30 años visita la tumba. “El día que no vengo, lloro mucho, porque a mí se me acabán to’ mi familia”, explicó antes de echarse a llorar sosteniéndose de una palmera. Contó que en una sola semana se le murieron cinco hermanos, “Dios los mató, se los llevó”, exclamó mientras se limpiaba sus lágrimas con un pedazo de tela usada como pañuelo.