Día de los padres

RAFAEL MOLINA MORILLO
Bien hicieron los que instituyeron la celebración del Día de los Padres, como réplica de un Día de las Madres que cada año reúne a madres e hijos, con demostraciones de amor y gratitud difíciles de encontrar en otras conmemoraciones.

La responsabilidad de ser padre -que muchas veces es llevada sobre los hombros por mujeres que hacen el papel de mamá y papá- conlleva sacrificios ysatisfacciones, pero sobre todo obliga a todo el que se respete, a observar una conducta transparente que sirva de ejemplo a los hijos y demás descendencias.

En estos tiempos, a dos amenazas muy serias debe huirle el padre responsale, so pena de enviarle a los más jóvenes un mensaje totalmente negativo: la primera amenaza es la de resbalar y caer en la corrupción; y la segunda, ampararse en la impunidad que se obtiene a través de amigos incluyentes, de gente que se vende y se compra.

Corrupción e impunidad: he ahí a los enemigos. El mejor regalo para los padres en su día, podría ser inculcarles la firme convicción de que el buen accionar paga más y mejor que la marrulla.

¡Felicidades, papás del mundo!

r.molina@verizon.net.do