Día Nacional del Pelotero Dominicano

La gran hazaña lograda por nuestros peloteros dominicanos en el recién Clásico Mundial de Béisbol, ha puesto a nuestra bandera a ondear por los más altos aires del mundo.

 El extraordinario triunfo que ha logrado el equipo dominicano es algo insólito e histórico que nos debe llenar de orgullo, patriotismo y nacionalismo.

 Todos los ciudadanos y ciudadanas que nacieron en este pequeño terruño geográficamente, pero muy grande en su corazón, alma y gallardía en momento en que los interés del país están en juego, en este caso en materia de dignidad deportiva.

 Sin lugar a dudas que nuestros peloteros se entregaron en cuerpo y alma para lograr el triunfo, y traer la corona de campeones del Clásico Mundial de Béisbol más destacado y esperado del mundo.

 Haber ganado el premio de campeón mundial de manera invicta frente a contendores considerados superiores a  nuestra representación, como fueron los equipos de Estados Unidos, México, España, Venezuela y Puerto Rico, parecía poco posible ganarles. Pero los resultados han sido otros Hoy somos conquistadores por primera vez de la corona del Clásico Mundial de Béisbol 2013.

 La sociedad dominicana esta pletórica de júbilos y regocijos. Estamos celebrando “por todo lo alto” nuestro triunfo, a pesar de la crisis que nos agobia.

 Visto la grandeza de nuestros peloteros y de este magno evento deportivo, lo que significa para la dominicanidad y para la  propia salud mental de los jóvenes que practican deportes. 

 Entiendo que como dominicano orgulloso y regocijado por la batalla lograda, por el trascendental triunfo, me permito proponerles  a nuestros Honorables Legisladores, someter un anteproyecto de Ley donde el 19 de marzo de cada año  en adición a la conmemoración de la Batalla del 19 de marzo, además se celebre el “Día Nacional del Pelotero Dominicano”.

 Consideramos que de legislarse sobre el particular, se le estaría dando un mayor y justo reconocimiento al béisbol dominicano, y sobre todo, a esos abnegados peloteros que pusieron todas sus energías y entregas a defender la dignidad deportiva nacional.

 Significaría además un estimulante para los futuros prospectos que serán quienes nos representarán en próximos clásicos y en las Grandes Ligas, así como para nuestra juventud deportista.