Diana Ross sigue llenando salas a sus 60 años

http://hoy.com.do/image/article/217/460x390/0/3BA07A69-7DF6-48F8-ABD1-D5D5D811C563.jpeg

NUEVA YORK, DPA. En su 50 cumpleaños, la revista Billboard la nombró “artista del siglo”. Diez años después, Diana Ross, la diva de la América negra, sigue llenando salas de conciertos en todo el mundo y la que fuera glamorosa chica pop sigue siendo ovacionada como desde hace décadas.

Sin embargo, algunos aspectos de su vida personal están comenzado a preocupar: un video policial que muestra a Ross totalmente ebria, una pena de cárcel, que tuvo que volver a cumplir por trato preferencial, estallidos de ira en programas de televisión y ataques físicos contra una empleada de seguridad en el aeropuerto de Londres conmovieron a los fans y a los medios.

Como hija de un trabajador de fábrica en la ciudad de los coches Detroit, Ross, que este viernes 26 de marzo cumple 60 años, creció en condiciones humildes. Cantó en el coro de gospel de la iglesia y a los 15 se convirtió en la voz principal del grupo Supremes, creado con tres amigas.

Motown Record –la primera discográfica en la que productores negros firmaban contratos más o menos justos con cantante negros comprometió a las chicas para actuar de coro de fondo.

En 1964, las Supremes consiguieron con “Where Did Our Love Go” su primer triunfo propio. La canción fue el mayor éxito logrado hasta entonces por artistas negros.

Siguieron otros 12 números uno. Las Supremes dominaron junto con los Beatles las tiendas de discos y las estaciones de radio de los años 60.

El “motown sound”, la forma en que interpretaban el soul, pasó a formar parte de la historia de la música de la noche a la mañana.

A pesar de que la crítica destruyó sus textos como vacíos y sin sentido, la dinámica y el erotismo con los que las Supremes los cantaban, acompañadas de bajos y percusión, eran únicos e inimitables.

Cuando Diana Ross inició en 1970 su carrera en solitario, el final de la que hasta entonces fue la banda femenina más exitosa de Estados Unidos estaba anunciado.

Ella, en cambio, vendió más discos que antes, se perfiló en una biografía cinematográfica sobre Billie Holiday (“Lady Sings The Blues”) como intérprete de jazz llena de matices y en 1972 fue nominada al Oscar como mejor actriz.

También resultó nominada con la canción principal de la película “Mahagony”. En 1983, Ross ofreció un concierto al aire libre en el Central Park de Nueva York. En 1992, en Viena, cumplió su sueño de actuar junto a estrellas de la ópera y cantó durante el concierto de Navidad con Plácido Domingo y José Carreras.

Con casi 60 años, dos matrimonios fracasados y cinco hijos, la artista sigue siendo una de las que más ganan en el sector. Con su apariencia de eterna juventud, su temperamento y entusiasmo y su impecable show sobre el escenario, Ross sigue acumulando éxitos tanto en Estados Unidos como en Europa.