Dice enfrentará pobreza material y la espiritual

 CIUDAD DEL VATICANO. AFP. El papa argentino Francisco anunció ayer que la prioridad de su pontificado será luchar contra la pobreza “tanto material como espiritual”, y prometió tender “puentes” con el Islam y los no creyentes, recordando que como hijo de emigrantes italianos ha defendido el “diálogo entre lugares y culturas distantes”. 

 En el primer discurso que pronuncia ante el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, Francisco no habló de guerras ni conflictos e invitó a luchar contra todas las pobrezas que afligen al planeta.  

 “La lucha contra la pobreza tanto material como espiritual: edificar la paz y construir puentes. Son los puntos de referencia de un camino al cual quisiera invitar a participar a cada uno de los países que representan”, dijo el Papa.  

A los embajadores y representantes de 180 países y organizaciones reunidos en la Sala Regia del palacio apostólico, el Papa se dirigió en italiano, y no en francés como era tradición, rompiendo una de las viejas reglas del protocolo del Vaticano.   Igualmente habló desde un sillón beige y rechazó emplear el imponente trono de madera tallada que otros pontífices solían emplear para esas audiencias, respetando el estilo sencillo que ha querido dar a su papado desde su elección el pasado 13 de marzo.     

 En su saludo a los embajadores y diplomáticos de casi todo el mundo, entre ellos representantes de Arabia Saudita y Afganistán, países con los que la Santa Sede no mantiene relaciones,  el Papa  anunció que va a “intensificar el diálogo entre las distintas religiones,  en primer lugar con el Islam”, recalcó.