Dice Michel tomó medidas inconsultas

http://hoy.com.do/image/article/50/460x390/0/4FA5CC22-4A2C-4B25-86B6-2B3405604906.jpeg

POR FIOR GIL
El secretario de Obras Públicas, Freddy Pérez, dijo ayer que suspendió al subsecretario de Edificaciones, Carlos Polibio (Kalil) Michel, porque dispuso cambios inconsultos en el edificio de la Biblioteca de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y porque lo irrespetó.

Negó que la suspensión se debiera a los trabajos que Michel hizo para terminar el edificio de la Suprema Corte de Justicia.

Dijo Pérez que escuchó el rumor de que contratistas de la biblioteca de la UASD le enviaron de “regalo RD$30 millones”, pero descartó que sea capaz de aceptar sobornos.

El funcionario dijo que el conflicto con Michel comenzó luego que un sábado en la mañana visitó la biblioteca de la UASD y se sorprendió al ver que obreros quitaban los pisos y losetas sin que se le consultara.

Dijo que entonces le pidió explicaciones a Michel pero que el funcionario le respondió que ese trabajo había que realizarlo.

Pérez dijo que se “incómodo” y que le dijo a Michel que se desentendiera de los trabajos en la biblioteca de la UASD.

Indicó que luego funcionarios medios de la cartera le informaron que Michel se reunió con subalternos a quienes les dijo que el secretario sería despedido y fue entonces cuando decidió suspenderlo definitivamente junto con su personal completo.

Explicó que en el caso de la biblioteca de la UASD el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA) estimó que para terminarla se necesitarían RD$200 millones para corregir fallos de la edificación.

El CODIA atribuyo los fallos en la estructura a la prisa con que el gobierno pasado hizo los trabajos y que los contratistas debían responder por esos defectos.

Pérez dijo que suspendió a Michel “sin consultarlo. Eso lo hice yo. Soy el secretario de Obras Públicas y con él o cualquier otro empleado tengo el derecho de suspenderlo cuando no haya suficiente explicación para un hecho o cuando se me pueda faltar el respeto a la autoridad. Entendí que hubo una violación a los mecanismos internos de la secretaria”.

Asimismo el secretario de Obras Pública dijo que en la construcción del edificio de la Suprema Corte de Justicia se ahorraron RD$300 millones con respecto a lo previsto, que se trata de una obra de alta calidad, con tecnología de punta y que los 49 contratistas que trabajaron en esa obra recibieron el pago de parte del Estado que todavía les adeuda RD$134 millones.

Agregó que están a la espera de la auditoría de cierre para proceder a pagar a los contratistas la deuda que está pendiente.

Indicó que para terminar todas las obras se hace una auditoría para cerrar los expedientes.

El edificio costó RD$1,098 millones y cuando se inicio tenía un presupuesto de RD$541 millones, explicó. Indicó que el precio por metro cuadrado de construcción es de RD$36,037. “Estamos dispuesto a cualquier escrutinio que se haga. Tenemos los numeritos”.

Le sorprendió, dijo, que el presidente de la Cámara de Cuentas dijera que el país temblaría cuando se conozcan los resultados de la auditoría que se hace a la construcción del edificio de la Suprema Corte.

Indicó que todavía nadie ha podido determinar que en la construcción del edificio se haya incurrido en sobrevaluación.

Aseguró todo lo relativo a esa construcción es transparente y fue realizado con el apoyo de contratistas que trabajaron en horarios de hasta la una de la madrugada para cumplir con la fecha de entrega, excepto el problema con el encargado del mobiliario, Guillermo Bonelly, presidente de Bohenco C. por A.

En ese sentido dijo que Bonelly incumplió con el contrato y que a pesar de que alegaba que tenía el mobiliario en almacenes cuando se hizo le hizo una visita para ver el inventario “no tenía nada” e informó que había vendido los muebles.

“Me reunía los lunes con todos los contratistas y me decían que nos van a medir a todos por una compañía que no cumple”, dijo.

Agregó que el 8 de octubre pasado se le entregó a Bonelly US$200,000 adicionalmente a los que ya había recibido porque hasta ese momento decía que tenía los muebles y que tenía que actualizar algunos, alegando que para cumplir ese programa tenía que traer equipos en avión.

“Luego pidió más dinero y se le entregaron US$500,000. Ya iban US$700,000 y se dispuso que el área financiera hiciera un inventario de lo que tenía y de lo que no tenía y cuando fuimos pues no había nada”, expresó.

Agregó que entonces Bonelly comunicó que había vendido los muebles, y por eso se contrataron los servicios de un abogado para someterlo a la justicia.

Explicó que en esa situación es que se decide que la decoradora que tenía la contrata del paisajismo se hiciera cargo del mobiliario.

“Después del 8 de octubre que vimos que en edificio no habían oficinas para los jueces, que el mobiliario de Bonelly era sencillo y prensado, se consideró que no era justo que un edificio que representa la segunda casa del país, se le pusiera un mueble cualquiera y que no se le diera la majestuosidad que requiere. Ahí entra Margarita Gómez, que estaba contratada para el paisajismo”.

El secretario Pérez dijo que autorizó al subsecretario Michel para que se encargara de amueblar los despachos de los jueces.

Indicó que la señora Gómez cumplió con su trabajo y que ojalá muchos ingenieros trabajen como el equipo que ella tiene, “eso tengo que reconocerlo, como tengo que reconocer que el resto de los contratistas trabajaron en promedio de hasta la una de la mañana porque no era posible terminarlo sin su apoyo”.

En el programa televisivo Hoy Mismo, Pérez manifestó que el 75% de los contratistas que iniciaron los trabajos de construcción del edificio de la Suprema Corte en el 1999 continuaron y terminaron la obra.

Informó que ayer recibió una carta del presidente de la Suprema Corte de Justicia explicando que algunos de los contratistas todavía no habían concluido su trabajo y que las obras, y que las obras tienen un año de garantía.

En horas de la mañana el secretario Pérez visitó la zona donde se construye un paso a desnivel en la autopista Duarte en la intersección con la entrada a Los Alcarrizos, que se estima costará RD$400 millones y que dijo espera concluir en agosto próximo.