Dice periodismo pierde confianza ciudadana en RD

17_11_2015 HOY_MARTES_171115_ El País15 B

Tras ser galardonada con el “Premio Nacional de Periodismo 2015”, la periodista Margarita Cordero lanzó duras críticas al ejercicio dominicano, el cual consideró está en “déficit”.

Afirmó que del mismo modo que el periodismo tradicional está plagado de falencias, también el que se produce en las redes adolece de tamices que permitan contextualizar el hecho, conferirle profundidad para analizarlo.

Indicó que en ausencia de una opinión pública informada y crítica, la democracia se vacía de contenido y se reduce a meros rituales y a simple retórica.

“No pretendo echar agua al vino de estas críticas de las que no me excluyo, pero debo decir que, en esta búsqueda de la culpabilidad colectiva, los periodistas no son los únicos actores; por encima de nosotros, induciéndonos al cenagal, están los propios empresarios de la comunicación, el Estado, la empresa privada y los políticos”, dijo Cordero en su discurso.

Medios con normas laxas. deploró los bajos salarios que pagan a los periodistas, y la vía libre que les dejan para que complementen sus entradas.

Afirmó que el gran favorecido de ese periodismo “anodino, acrítico, y que se la busca” es el empresario, que en este inmenso escenario de concentración de medios está en manos de reducidos capitales que para salvaguardar sus intereses “ han convertido la información en mercancía”.

En cuanto a la empresa privada, Cordero señaló que esta emplea todas las artes de seducción para lograr sus objetivos “o cede gustosa al chantaje, “ porque la norma es hacer el juego a esta perversión del oficio periodístico y todos contentos”.

En ese ejercio periodístico que según Cordero “está pervertido”, también tiene responsabilidad el Estado y más concretamente los gobiernos.

“Como empleador de periodistas por debajo de la mesa; periodistas que sin abandonar sus puestos de trabajo en las empresas, son empleados de las instituciones públicas para servir de cajas de resonancia como relacionistas públicos de sus políticas e intereses coyunturales o para que guarden oportuno silencio”, dijo.

Con relación a los políticos, señaló que éstos, al igual que los anteriores, son “reacios” al cuestionamiento, a la pregunta incómoda, al periodista que no les sonríe.
“Son los que convierten la supuesta confidencia en vínculos cómplices; los que ofrecen pagos generosos en la zalamería de la nota de prensa desfasada; los que conforman verdaderas empresas conjuntas, con opinadores a su servicio”.