Dice sin docencia calidad no sirve aumentar cantidad de universitarios

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/ECDE4CAB-26AB-43A7-8AA9-C5F2C935084A.jpeg

POR GERMAN MARTE
A juicio del sociólogo español Manuel Castells, sin docencia de calidad no sirve de nada aumentar la población universitaria, pues esto sería un “simple almacenamiento de jóvenes”, y eso no es educación.

Asimismo, dijo que la creencia de que es suficiente tener una gran cantidad de maestros, a cualquier nivel, es una idea atrasada. Señaló que hoy día está la educación a distancia, a través de la Internet, que si bien no es barata, es mucho más flexible al momento de contratar profesores del método tradicional.

Dijo que este es una de las formas en que la tecnología no resuelve los problemas, pero permite tratarlos de manera distinta.

El profesor de la Universidad de California se refirió a este y otros temas al participar en el conversatorio “Investigación y Desarrollo en la Era de la Información: Retos de América Latina”, en la Universidad Iberoamericana.

El profesor Castells consideró que si bien es favorable que el investigador sea docente, también es preciso que el docente sea investigador, pues sólo en la medida en que se está al tanto de las transformaciones que se producen en el mundo a nivel de las ciencias, se puede saber qué cosa enseñar.

Dijo que un centro de enseñanza superior que está lleno de estudiantes a los que se les enseña cualquier cosa, sin formación y sin tiempo, no es una universidad.

Castells afirmó que es muy importante tomar en cuenta la calidad universitaria y diversificar la enseñanza.

Indicó que el sistema estratificado permite que haya sectores que alimenten a los otros, mientras que si se distribuyen los recursos para todo el mundo en una especie de “café para todos” nadie hace nada serio.

Vale más concentrar y al mismo tiempo estratificar que llegar a una situación “ficticia” que no responda a la realidad.

Recalcó que la docencia es un aspecto fundamental de la vida universitaria, porque permite al profesor investigador aprender de sus estudiantes.

INVERSION EN EDUCACION

Para el reputado investigador y profesor universitario, la valoración de la enseñanza es fundamental para que una sociedad avance.

Subrayó que la valoración debe ser tanto a nivel del prestigio social y debe comenzar por los propios maestros, “si te respetas a ti, acabarán respetándote”.

Empero, acotó, sin inversión pública o privada no es posible desarrollar la educación.

Y refiriéndose a aquellos que se resisten a invertir en el sector, Castells citó el slogan que dice “si piensas que la educación es cara, intenta ver qué pasa con la ignorancia. Es mucho más cara”, porque genera un círculo “destructivo”.

Indicó que el retorno de la educación, en especial la universitaria, es fundamental para el desarrollo económico y la igualdad de oportunidades en la sociedad, “crean riqueza oportunidades para que los individuos pueden acceder a esta”.

LA VENTAJA DE CUBA

Castells indicó que el éxito del sistema educativo de Cuba se debe a que los profesores cubanos tienen un gran prestigio social, están bien tratados, y aunque son pobres como la mayoría, lo son menos que otros profesionales del mismo nivel.

“Una sociedad que valoriza socialmente y económicamente a sus maestros recibe una educación de calidad”, manifestó Castells.

REDES DE INVESTIGACIÓN

En la actualidad, la investigación mundial funciona a través de “redes de investigación” y no del gran centro aislado.

Explicó que en una estructura de redes no hay entidades de investigación situados en la periferia, sino “dentro y fuera de la red”, y por eso hoy día la clave no es tener la investigación de punta que no se puede detener, sino tener un ticket de entrada a la red, hacer algo interesante que conecta a las redes por las que circula el conocimiento los doctorados, los posdoctorado.

Indicó que es a partir de ahí como un investigador, por ejemplo de República Dominicana, se conecta a la red y comienza a generarse un círculo virtuoso.

Para Castells es imposible desarrollar investigaciones sin apoyo financiero sea a través del sector público o proyectos financiado por fundaciones con controles productivos.

Pero también está el llamado “capital riesgo”, y este sentido resaltó que el dinamismo empresarial de los últimos 20 años no ha surgido de las grandes empresas, sino de medianas y pequeñas empresas financiadas con “capital riesgo”.

Dijo que aquí se pone a prueba la capacidad del mercado de capitales de apostar a la comercialización de ciertas investigaciones y a que los investigadores –ellos mismos o en quienes ellos deleguen- comercialicen sus productos y se conviertan en empresas.

Indicó que un sistema de innovación requiere un sistema de capital-riesgo y aquí es donde el mercado de capitales en América Latina no funciona.

BRECHA DIGITAL

La brecha digital, que en República Dominicana es muy grande pues apenas hay unas 150 mil cuentas de Internet, se puede resolver a través de políticas públicas y con visión de empresas para crear un mercado de masas, de modo que la conectividad empiece por los niveles de conexión menores.

Otra forma de reducir la brecha digital es –según Castells- creando tele centros, facilitando la conexión desde el trabajo o desde las escuelas.

La segunda dimensión de la brecha digital, explicó el sociólogo, es difusión diferencial de banda ancha, lo cual es fundamental para los servicios públicos, salud y educación, “y también para cosas más importantes en la vida –sobre todo para los jóvenes- que es bajar música”.

El tercer nivel de brecha digital es el que ocurre una vez conectado, qué hacer a través de la red, y esta es la más importante, a juicio de Castells, pues tiene que ver no con la conexión material, sino con la conexión mental, la capacidad de usar el Internet.

Y esta es la razón por la cual cuanto más avanza la Internet en una sociedad, más importante es la educación como elemento decisivo de desigualdad social, “porque en una sociedad conectada a Internet lo que era siempre la brecha educativa se multiplica en términos de su impacto”.

MANUEL CASTELLS

Sociólogo español, nacido en Barcelona en 1942.  Se le considera como el principal teórico de la Era de la Información a que ha dado forma en su trilogía “La Era de la Información”, obra que presenta la primera gran interpretación de la sociedad del siglo XXI, tras la revolución tecnológica de las comunicaciones y los procesos de globalización.

Es autor de más de veinte volúmenes sobre la sociología contemporánea en los campos de la sociología urbana, los movimientos sociales, la teoría social y la sociología de la globalización.

Exiliado bajo la dictadura de Franco, estudió sociología con Alain Touraine en París, y en 1966, a los 24 años de edad, se convirtió en el profesor más joven de la Universidad de París.

Posteriormente enseñó en América Latina, en Singapur, Japón, Taiwán, Corea. Consultó con la Unión Soviética, China, Africa, y Europa Oriental y Occidental. Actualmente es profesor de la Universidad de California.

En sus libros Castells enfoca su atención en el desarrollo de las tecnologías de la información y su impacto sobre la sociedad. Fue recién a partir de los libros de Castells que apareció una visión comprensiva de los mecanismos de la economía de la información y sus consecuencias sociales en todo el mundo.

Castells ha sido comparado con Adam Smith y Carlos Marx, por su esfuerzo para comprender cabalmente los mecanismos de funcionamiento de lo que él denomina el capitalismo de la información.

 Su obra clave es una monumental trilogía publicada bajo el título general de La Era de la Información: 1) La Sociedad Red, 1996; 2) El poder de la identidad, 1997; 3) Fin de Milenio, 1998.