Dicen que Manny y Boston no se gustan

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/80306EB7-6616-4744-9DF5-DFF22BEDCA51.jpeg

POR TONY MASSAROTTI
DEL BOSTON HERALD
ST. PETERSBURG, Fla.–
Tierra a Manny: Puedes dejar de hacer peticiones. Los Medias Rojas entendieron el mensaje hace mucho, mucho tiempo. Por eso es que poco después de la temporada del 2003 te pusieron en la esquina como un pedazo de mueble viejo.

Ellos tampoco te quieren. Pero están estancados el uno con el otro.

Así que aquí estamos, por el quinto año de una sentencia de ocho sin libertad condicional, actuando como si esto fuera una noticia nueva. Manny no está contento. Manny quiere salirse. Pero Manny todavía tiene tres años más en un contrato que le paga un promedio de US$20 millones por temporada, y a menos que esté dispuesto a comerse, digamos, la mitad del dinero, los Medias Rojas tienen una mejor opción de mover la pared del jardín izquierdo que al hombre que vacía su vejiga dentro de ella.

“¿Cuándo fue esto, cuando orinó en la pantalla?”, preguntó el sorprendido dirigente de los Medias Rojas Terry Francona al ser informado del reporte de Sports Illustrated de que Ramírez nuevamente pidió cambio.

“Estoy un poco perdido. Ustedes pueden divertirse con eso porque sé que tendrá piernas por un par de días. Así que adelante, dense gusto.

Vamos a aclarar algo: Ramírez nunca ha estado contento en Boston. Nunca, jamás. Podríamos ir tan lejos como a sugerir que Ramírez nunca ha estado verdaderamente contento en ningún sitio, pero no somos capaces de saber eso.

Lo que sí sabemos, con certeza, es que Ramírez ha gastado casi tanta energía tratando de salir de Boston en los últimos cinco años como la que ha gastado empujando carreras.

¿El año pasado? No se engañen. Ramírez puso la cara de contento y aceptó su trabajo, pero solo después que lo pusieran en waivers. Los Medias Rojas trataron de regalarlo por Dios santo y nadie lo cogió por el contrato que tiene.

Fue como si los Medias Rojas dejaran un Rolls Royce con las llaves puestas en la ignición y le pidieran a alguien que aceptara los pagos y nadie lo quisiera.

Luego los Medias Rojas ganaron la Serie Mundial y el infantil, inmaduro y talentoso Manny Ramírez fue escogido JMV.

En cuanto a Boston, ellos ganaron con Ramírez antes y pueden ganar con él ahora. Ramírez ha sido una distracción desde el día que llegó a Boston, pero la belleza de todo es que estos Medias Rojas son anarquistas.

Francona, el gerente general Theo Epstein y el dueño John Henry parecen no poder entrar a Internet sin leer un comentario estúpido o controversial de uno de sus jugadores.

Sin embargo aquí estamos, a finales de julio, y los Medias Rojas están en posición de ganar su primer título del Este en 10 años.