Dictan 30 años de prisión contra dos “hechiceros” que secuestraron y estafaron familia

Prisión

SAN CRISTOBAL.- La Cámara Penal de la Corte de Apelación de aquí, ratificó hoy una condena de 30 años de prisión contra dos alegados hechiceros haitianos, que secuestraron y llevaron hacia Haití a dos hermanos, a los estafaron junto a la madre de estos con más de cinco millones de pesos.

Los condenados son Louis Occene (Manolo) y Oquel Pierre (Wellin El Flaco) quienes residían en Hatillo de  San Cristóbal, y cuales  deberán cumplir la condena impuesta en la cárcel de Najayo, y pagar además, una indemnización de diez millones de pesos a favor de los querellantes.

Los dos fueron condenados tras comprobarse que estafaron a los hermanos Rigoberto y Denny Pascual Rosario, y a la madre de estos Jacinta Pascual, con cinco millones 800 mil pesos, mediante engaño y promesas de que le multiplicarían el dinero mediante los premios de lotería.

Los hermanos Pascual Rosario son comerciantes residentes en Cotuí, quienes se constituyeron en pate civil a través de los abogados Juan Félix Núñez Tavárez, Josué Alberto Durán de la Cruz.

Los jueces de la Cámara Penal de la Corte de Apelación de San Cristóbal, integrada por los magistrados, Milton Estenio Castillo, en funciones de presidente; Luis Domingo Sención Araujo,  y Manuel de Jesús de la Rosa Barrientos, ratificó  la sentencia número 301-03-2016 del Tribunal Colegiado del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de San Cristóbal.

Rigoberto Pascual Rosario dijo que conoció a Louis Occene el 15 de julio del 2014,  en la mencionada localidad, en un centro de hechicería, a quien le entregó 12,000 pesos para supuestamente multiplicarlo jugando a la lotería.

Agregó que posteriormente le entregó 45,000 mil pesos en dos ocasiones, y 2000,000  en una cuarta ocasión hasta que fue llevado a Elías Piña, donde lo secuestró y lo llevó hacia Haití  donde lo dejó amarrado en una cueva.

Relató que se vio obligado a pedirle ayuda a su hermano Denny Pascual Rosario, quien se comunicó con los hechiceros haitianos, quienes le advirtieron que matarían a su pariente si no le enviaba 2, 000,000 de pesos más.

Explicó que el dinero fue enviado por su madre Jacinto Pascual, quien regresó del exterior donde vive, y quien aportó todos sus recursos y el capital de un negocio de su propiedad para salvar la vida de su hijo.