Dictan tres meses caso asesinato

HATO MAYOR. La jueza de la instrucción, Kenia Santana Sosa, dictó tres meses de prisión preventiva, como  medida de coerción, a dos jóvenes acusados de la muerte a tiros del  segundo teniente de la Policía, Urdí Valdez Alvarez, en la comunidad de Jalonga, de este municipio.

Los acusados son  Carlos Manzueta Willy (Marquitos o Carlitos), de 22 años, residente  en el batey Jalonga de Hato Mayor, y Mateo Beltré Ramírez  (Marcos Güele) de 23,  en Palavé,  Santo Domingo.

La condena preventiva se llevara a cabo   en la cárcel pública de El Seibo, por no existir en Hato Mayor un recinto para albergar a los reos procesados en los tribunales locales.

El móvil de crimen fue el robo, ya que los asesinos cargaron con dinero y la pistola que portaba el oficial. Luego de matarlo,  arrastraron el cadáver por la comunidad de Jalonga  hasta el batey Consuelito, de San Pedro de Macorís, a unos tres kilómetros.