Diecisiete agencias de Fémina para junio

Diecisiete agencias de Fémina para junio

Elvira Lora

Siempre que llega junio, cuando la primavera da paso al verano, y a decir por las conversaciones con el profesor Rodolfo Coiscou sobre los encuentros que en este mes acontecían entre Petronila Angélica Gómez Brea y Delia Mercedes Weber Pérez, en San Pedro de Macorís, se evidencia cómo en colaboración y redes se alcanzaron las primeras agencias feministas dominicanas… Sentadas frente al río Higuamo, corriendo tras las jaibas y, luego, extendiendo el diálogo en la cocina para, con recetario feminista (de seguro el de Concha Espina), elaborar el manjar.

En esos encuentros, las pioneras del sufragismo entretejían múltiples estrategias para ser reconocidas como ciudadanas, no están registrados en la revista Fémina; pero, afortunadamente, el profesor Coiscou las atesora en su memoria fruto de las conversaciones con su abuela. Pero, en una mirada guiada por los planteamientos de la historia de ellas, de la investigadora Joan Wallach Scott, así como la de los medios
como registros necesarios para reconstruir una nueva cronología para las mujeres, despegada del oficialismo, planteada por la profesora de periodismo Amparo Moreno Sardá, está la centenaria revista; de sus 209 ediciones recopilamos 17 agencias que acontecieron en junio, a plena faena editorial de su directora, entre 1923 y 1938.

La primera, de 1923, es el editorial prescriptivo «Acerca de urbanidad» que muestra la filiación de Gómez Brea al catalogado por la periodista española Carmen de Burgos como “feminismo cristiano”, y del cual era adepta la socióloga mexicana Elena de Arismendi. Un año después, la publicación del 30 junio es el reportaje «Del feminismo en Panamá» de la escritora y periodista feminista panameña Mercedes Ponce, demostrando lo internacional de la mesa editorial.

Eusebia Cosme

De junio de 1925 se encuentra, el 15 de junio, el ensayo periodístico «Conferencia», en el que Petronila Angélica Gómez Brea declara el optimismo que tiene en la mujer dominicana y defiende que ostenten cargos públicos. Se encuentra la definición del tipo de feminismo de la revista: «EL FEMINISMO DE FÉMINA es el feminismo de cultura», y resalta la labor de las «primeras mujeres»: Ercilia Pepín, Evangelina Rodríguez, Mercedes Heureaux, Armida García, Ana Teresa Paradas, Gladys de los Santos, Sofía Olivo, Ana D. Gómez, Natalia García, Eduvigis Rosas, Urania Montás, Argentina Montás.

También del 30 de junio de 1925 se rescatan las palabras que pronunció la directora al quedar instalado el Comité Central de la Liga Feminista Dominicana, el 10 de mayo de 1925. Para el 15 de junio de 1926 se publica la crónica «Triunfa la idea del Día de las Madres» en la que Fernando E. Brito narra cómo el Congreso de la República aprueba la conmemoración del «Día de las madres», y resalta el activismo de la sufragista Carmen González de Peynado.

Le invitamos a leer: Mamá me cuida, pero ¿Quién cuida a Mamá? 

La sexta agencia de junio aparece en1927: «Comentarios de actualidad» de Arizmendi, quien debate con la escritora chilena Gabriela Mistral sobre el tipo de trabajo que debían tener las mujeres, más allá de los roles que se asemejaran al hogar.

La jefa de redacción de Fémina, Consuelo Montalvo de Frías, es la autora de «La mujer y su evolución», publicado en junio de 1928, artículo a través del cual defiende los aportes de la maestra normal Ercilia Pepín y del feminismo ante las críticas públicas del licenciado Antonio Edmundo Martín.

La instalación de Fémina, tanto su sala de redacción como la imprenta, en Santo Domingo, dejando su cuna de San Pedro de Macorís, se evidencia en un editorial «Santo Domingo, yo te saludo»… Petronila Angélica Gómez Brea exclama: «Salve!, mi lar nativo, que meciste mi cuna y añoraste mis sueños infantiles. Hoy vuelvo a tu regazo, con mi Fémina -hija predilecta-». Junio de 1934, también revela otra labor pionera de la revista: periodismo electoral desde la perspectiva feminista, pues es la autora de «Las votaciones de las mujeres», primera noticia de un proceso electoral oficial en el cual participan las dominicanas.

El de 1935 es el más prolifero en coincidencias de publicaciones. La primera, «La mujer ante la sociedad III» es la tercera parte del ensayo periodístico autoría de la escritora y periodista puertorriqueña María Más Pozo: «La principal obra de las feministas es convertirse en EDUCADORAS». También, en 1935, la noticia «Actuaciones del feminismo haitiano» -firmado por la Mesa de redacción- registra el encuentro entre feministas haitianas y estadounidenses para revisar los avances de Haití.

«Toronto aprueba que la mujer sea ministro de Iglesia» también es una noticia publicada en junio de 1935 en la cual se reseña el discurso de la nueva ministra del Centro Prebisteriano de Toronto de la United Church, B.O. Denison. La hazaña de la austriaca Gertrud Hadlieczko es reseñada también en 1935 con la noticia titulada «Una mujer conductora filarmóninca», que permite dejar una agencia única en Nueva York.

Es en junio de 1936 que aparece fechada la crónica entrevista a la declamadora y actriz cubana Eusebia Cosme; diálogo de tres preguntas que permiten a Gómez Brea reconstruir la genealogía y la voluntad que la impulsa al éxito de una mujer, que como ella, era negra.

Puede leer también: «Le daba arepa de desayuno, comida y cena»: La historia de Elsa, la madre y padre de sus hijos

Se han sistematizado para junio de 1938 tres publicaciones. El primero es un editorial valorativo referente al «Primer congreso centroamericano femenino de educación», organizado por las costarricenses, la profesora Esther Castro de Tristán y la abogada Angela Acuña de Chacón.

Los métodos de reproducción asistida que se utilizaban en Chile eran promovidos por una mujer doctora, Ernestina Pérez, entrevistada por Gómez Brea en 1938. La noticia «Notas del feminismo internacional» recopila las acciones desarrolladas en Bolivia para tener una mujer representante en la Comisión Interamericana de Mujeres.

Una tarde de junio de 2018, comenté al profesor Coiscou estas agencias… Fue cuando me sonrió y me reveló sobre la coincidente colaboración que le narró su abuela. ¡Qué este junio logremos reconstruirlas!