Diego Torres destaca calidez de los dominicanos en concierto

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/DA621BA7-04F0-4BAF-9904-5571413C5516.jpeg

POR JOSELIN RODRÍGUEZ
ALTOS DE CHAVÓN, La Romana.-
El cantante argentino Diego Torres logró conquistar a los más de tres fanáticos que la noche del Sábado Santo se trasladaron hasta este aforo a ser parte del tour “Andando”, con el que ha recorrido diversos países.

Tras una larga espera, en la que no faltaron los abucheos, silbidos, gritos, el retorno del dinero y el descontento del público que exigía la presencia del artista, el intérprete sudamericano salió al escenario a las 10:00 de la noche cuando entonó el tema homónimo de la gira y con el que cosechó los primeros aplausos.

Además de ser un concierto en el que Diego cantó sus éxitos repletos de amor y esperanza, esta primera visita al empedrado escenario de La Romana sirvió para reciprocar el cariño que le tiene al país, como sucedió en varias ocasiones, y para hablar sobre el sudor de su camisa en los premios Casandra. Cada referencia que hizo a este caso fue recibido con aplausos y risas.

Concluido “A veces” su segundo tema, Diego se dirigió a la audiencia. “Buenas noches dominicanos. Es un placer estar en este anfiteatro es la primera vez que vengo. Ustedes tienen un paraíso como país, su gente es maravillosa, lo he recorrido tanto por tierra como por aire, me siento muy bien. Los sudamericanos somos unos boludos, ¿creen que no los escuché? Venir de un país frío y sentir el calor de ustedes es muy lindo”. Con estas palabras introductorias se ganó el cariño de la fanaticada.

Con “Cantar hasta morir”, en la que dio sus primeros pasos de baile, “Búscame”, “Se” y “Dónde van” siguió el concierto en el que tocó tanto la guitarra como el piano e hizo un show al acercarse por detrás a los músicos.

“Sabina por la escalera” fue un tema que no logró gran aceptación hasta que entró al escenario Pavel Núñez, su invitado especial, y la algarabía no se hizo esperar. Hubo canciones que hicieron descender la adrenalina por ser desconocidas para la mayoría del público.

“Es una noche muy linda. Cuando me emociono mucho transpiro. Si se acercan notarán que estoy bañadito y perfumado”. En otra ocasión aseguró que esa noche (la de los premios) tenía seca la garganta y una señora, la esposa de un presidente, le regaló unos caramelos.

 Con “Sé que ya no volverás” y “Penélope” se armó un gran estruendo. Luego interpretó “Por ser como soy”, a la que definió como una ranchera. Para este tema, se colocó una mesa, tres sillas y un hombre vestido como charro les sirvió a Diego y a sus dos guitarristas sendos tragos de tequila.

“Déjame estar” fue otra de las canciones que más caló. El corista Alexander Batista, con quien hizo duetos en varias ocasiones, también conquistó muchos aplausos por la hermosura de su voz.

Con el tema “Ay, no te vayas”, concluyó la primera parte del concierto. Diego y la orquesta se retiraron del escenario. El público comenzó a pedir otra, y el artista nuevamente salió para regalar “Hasta cuando”, “Sueños”, “Color esperanza” y “Abriendo caminos”, que grabó junto a Juan Luis Guerra y con la que finalizó a las 11: 50.

LA CONTRAPARTE

Los dominicanos DJ LM y el percusionista Luini Quezada, acompañados por la violinista Melitza, tuvieron una malograda actuación que fue afectada en dos ocasiones por fallas técnicas. Aunque al principio de su presentación todo transcurrió con normalidad y el público les aplaudió, cuando los jóvenes entraron al escenario a las 8:53 de la noche los problemas en el sonido se hicieron evidentes y 10 minutos después de iniciar su repertorio se retiraron con el segundo fallo.

Cositas y cosotas

En el público se pudo ver artistas, empresarios, funcionarios y presentadores.

Eddy Herrera también se ganó los aplausos cuando el público cansado de esperar comenzó a vociferar su nombre. Esto motivó a que el merenguero se levantara y saludara a los fans.

En los minimensajes se pudo ver de todo un poco, desde declaraciones de amor, petición de matrimonio hasta cariño entre gays.

El sonido estuvo muy mal en gran parte de la presentación de Diego. Estas fallas deslucieron el concierto en muchas ocasiones.

El artista entró al escenario una hora después de presentarse los dominicanos.

Cuando los músicos de Diego entraron a escena, hubo gente que le lanzó los iluminadores que entregó una compañía telefónica.

En una ocasión, a Diego se le pegó una esperanza en la camisa, cuando el artista sintió el movimiento y le dio un manotazo y puso cara de sorprendido.

Hubo un señor en VIP que se durmió en medio del concierto.