Diego Torres: una ovación en cada canción

http://hoy.com.do/image/article/281/460x390/0/6C641C46-DA09-4E34-A075-A69BD5BBA75E.jpeg

POR JORGE RAMOS
Una vez más el cantante y actor argentino Diego Torres demuestra el poder de convocatoria que tiene entre los dominicanos, al llenar de bote en bote el teatro La Fiesta del hotel Jaragua la noche del miércoles. El artista se entregó a un público de todas las edades durante poco más de dos horas con las canciones que lo dieron a conocer en el país y otras nuevas que igual disfrutaron jóvenes y adultos desde las 9:10 hasta las 11:20 de la noche.

Torres salió sorpresivamente de entre las cortinas del escenario y se sentó al piano para interpretar la primera canción del concierto “Acústico” titulada  “Adonde vas”. Después se abrieron las cortinas que dejaron al descubierto la orquesta de doce músicos, incluyendo un cuarteto de cuerdas de integrantes de nuestra Orquesta Sinfónica Nacional.

Las siguientes canciones entonadas por Diego y aplaudidas delirantemente por sus admiradores fueron “Sé que ya no volverás” (versión pop rock), “Cantar hasta morir”, “No lo soñé” y “Penélope”, para entonces dejar a la orquesta tocando, tomarse un par de minutos y cambiar su camisa negra por un polo shirt sin mangas.

De inmediato vocalizó el éxito “Que será”, composición del puertorriqueño José Feliciano, con una emocionante reacción de la gente. Siguió con “La zarzamora” y “Déjame estar”, la más aplaudida y aclamada de la noche.

El gran coro del segundo concierto de Diego Torres en Santo Domingo se escuchó cuando sonaron los primeros acordes del tema “Color esperanza”, que se ha convertido en un himno a la perseverancia y al optimismo en todas partes donde ha llegado.

A las 10:25 se produjo un intermedio rockero, en lo que volvía a cambiarse de ropa, para continuar cantando a un público que cada vez lo aplaudía más y más. “Hoy salí a buscarte”, “La última noche” y “Que no me pierda”, antecedieron a la presentación de los músicos, con halagadas expresiones para los cuatro músicos dominicanos que lo acompañaron en las cuerdas.

Torres se despidió a las 10:45, pero volvió al escenario para complacer así a sus seguidores que fuertemente gritaban “otro, otro”. Salió con una vistosa camisa estampada y se sentó al piano para cantar “Hoy”.  Acompañado de la orquesta hizo “Usted” (a dúo con uno de los coristas), “La tarde ya llegó” y un tango, en honor a su Argentina, para definitivamente marcharse antes de presentar a todo su elenco.

Como contraparte, los jóvenes cantantes Ysa y Jorge interpretaron en ocho minutos las canciones “Que voy a hacer” y “Devuélveme”. Salieron a las 8:55 y se despidieron a las 9:03 de la noche.

COSITAS Y COSOTAS

– Diego Torres hizo el mismo cuento del señor Cepeda del año pasado en el mismo escenario.

– El exceso de humo impedía la vista de los espectadores y hasta el artista manifestó que le molestaba.

– Como actor, Diego pone a reír al público con sus ocurrencias y expresiones corporales. Él mismo admite que tiene un cuerpo de futfbolista. El somido y las luces estuvieron por todo lo alto.

– Dijo estar encantado de haber saludado a Juan Luis Guerra, a quien considera como uno de los mejores poetas de Latinoamérica.